Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

REVOLUCION DEL 10 DE AGOSTO DE 1809

De: un nacionalista civil ecuatoriano (nacionalista_e@hotmail.com)

Para: los cybernautas

Objetivo: Narrar los hechos independentistas  quiteños / ecuatorianos

               Recordar los lazos de  la Hermandad Chileno-Ecuatoriana, durante la Colonia

               Recordar la Enemistad Peruano-Ecuatoriana, durante la Colonia

               Reconocer a amigos y enemigos. 

               

(SE RECOMIENDA OBSERVAR ESTE WEB CON INTERNET EXPLORER V 4.0 O SUPERIOR)      

FECHA DE LA PRIMERA EDICION : Quito, Ecuador 26 de Septiembre del 2003

FECHA DE LA ULTIMA ACTUALIZACION: Quito, Ecuador  7 de Agosto del 2009

.

EL PRIMER GRITO DE LA INDEPENDENCIA LATINOAMERICANA
 (10 DE AGOSTO DE 1809)

Chile llamó a Quito, "Luz de América." 
y pone este enunciado en una placa, en el sector del Faro de Valparaíso (Chile).

 

Quito, "Luz de América"

.

ASESINATO DE LOS NOBLES PATRIOTAS QUITEÑOS
 (2 DE AGOSTO DE 1810)

Peruanos, mercenarios asesinan a los Patriotas Quiteños


 EN ESOS TIEMPOS A AQUELLOS QUITEÑOS, LAS AUTORIDADES LOS TACHARON DE GOLPISTAS,
HOY  SE LOS TILDA DE  HÉROES .

 

 

LA INDEPENDENCIA

Bien sea por el despotismo de las autoridades españolas, por los pésimos gobiernos, por la aborrecida desigualdad social, por el monopolio comercial que ejercia la 'Casa de la Contratación sobre toda la producción americana, por el odio a muerte entre chapetones (españoles) y criollos (hijos de otros españoles nacidos en Quito); por los vejámenes que soportaba estoicamente el mestizo de la Presidencia de Quito; por las ideas políticas del "Indio" Espejo o por varios acontecimientos sucedidos fuera de los dominios españoles que los analizaremos más adelante, lo cierto es que nuestro pueblo despertó de ese letargo en que lo sumió la conquista y la colonización castellana por 274 años y rompió las cadenas de la opresión y proclamó a lo largo y ancho de la Real Audiencia de Quito su voluntad de ser libres y así nuestros antepasados se lanzaron por la idea de la independencia a los campos de batalla, para escribir con su valor a toda prueba, una de las páginas más hermosas de la Historia Ecuatoriana conocida con el nombre de la Independencia.

Por lo tanto a esta etapa de las guerras por la Independencia Ecuatoriana se la podria dividir en las siguientes etapas:

1.-Los levantamientos populares realizados durante el apogeo de la dominación española en territorios de la Presidencia de Quito, tales como:

a) La revolución de los Encomenderos / Iñaquito (1544-1548 ) 

b) La revolución de las Alcabalas

c) La rebelión de los Barrios de Quito o de los Estancos.  (1761)

2-Los hechos históricos suscitados desde diciembre de 1808 a 1810, esto es la gesta del 10 de Agosto 1809 y el crimen sin nombre del 2 de Agosto de 1810.

3.-El periodo histórico de 1810 a 1812, etapa heroica dirigida por el caudillo Carlos -Montúfar.

4-Los hechos notables de 1812 a 1822, con los acontecimientos del 9 de Octubre de 1820 (Independencia de Guayaquil), el levantamiento de las ciudades ecuatorianas y su culminación en 

5.-La Batalla del Pichincha (24 de Mayo de 1822) , al mando del Mariscal Sucre, que selló definitivamente la Independencia del Ecuador (Estado del Sur de la Gran Colombia.)

 

Por razones de programación nos vamos a centrar en el punto 2.


ESPEJO, Dr. Eugenio De la Santa Cruz .- Periodista, médico, escritor y prócer de la independencia , nacido en la ciudad de Quito el 21 de febrero de 1747.

ESPEJO, Dr. Eugenio De la Santa Cruz

Hombre de amplia cultura y profundos conocimientos, «Eugenio Espejo legó al Ecuador una obra inmensa, cuyos beneficios abarcan varios aspectos: literario, educativo, científico, político, social, medico, etc.
En efecto, en 1779 publicó su primer trabajo: «El Nuevo Luciano»; y un año más tarde aparecieron «Marco Poncio Catón» y «La Ciencia Blancardina», dos importantes obras en las cuales empezó a manifestar sus ideas y aspiraciones de libertad. 

Podemos observar en la imagen a:  Eugenio Espejo en el centro y a la Heroica-bella quiteña Manuela Cañizares en la izquierda. Los acompañan otros grandes patriotas.  (sentado, vestido de negro esta Juan Pio Montufar). Fuente:  Museo de Cera "Alberto Mena Caamaño", ubicado en lo que fue, el mismisimo Cuartel de la "Real Audiencia de Quito", en Quito-Ecuador. Visitalo.

Estas excelentes Figuras de Cera de tamaño natural representan a nuestros patriotas quiteños.

Podemos observar en la imagen a:  Eugenio Espejo en el centro y a la Heroica-bella quiteña Manuela Cañizares en la izquierda. Los acompañan otros grandes patriotas.  (sentado, vestido de negro esta Juan Pió Montúfar).

Exactamente de izquierda a derecha están: Manuela Cañizares, el conde Miguel Jijón, subteniente Juan Salinas, Eugenio Espejo, Juan Pió Montúfar, obispo José Pérez Calama)

Fuente:  Museo de Cera "Alberto Mena Caamaño", ubicado en lo que fue el lugar de los hechos, el mismísimo Cuartel de la "Real Audiencia de Quito", en Quito-Ecuador. Visítalo.

En las masmorras (en el subterraneo) frías, oscuras y húmedas del Cuartel, se encuentra la celda que encarcelo el cuerpo de Eugenio Espejo, pero no asi sus ideales libertarios


El 5 de enero de 1792 publicó el primer número del periódico «Primicias de la Cultura de Quito», por medio del cual dio a conocer importantes problemas sociales de la colonia, aunque sólo logró hacer siete publicaciones, ya que a consecuencia de sus escritos fue acusado de revolucionario.

En la mañana del 21 de octubre de 1794 se produjo una gran conmoción en la ciudad de Quito, cuando algunas cruces de piedra -de esas tan hermosas que caracterizan el frontispicio de las antiguas iglesias quiteñas-, aparecieron adornadas con unas banderitas de tafetán encarnado, con una inscripción en latín que decía: «Salve Cruce Liber Esto. Felicitatem et Gloria Consecunto», que quiere decir: «Al Amparo de la Cruz sed Libres, Conseguid la Gloria y la Felicidad».

Las autoridades españolas iniciaron enseguida una intensa investigación para descubrir a los autores de dicho acto al que calificaron de subversivo, y finalmente las sospechas recayeron sobre Espejo, por lo que el 30 de enero de 1795 fue encarcelado por  el Presidente de la Real Audiencia de Quito.


Encerrado en una mazmorra húmeda y fría, Espejo vio pasar días, semanas y meses, al tiempo que su salud debido a las condiciones de su encierro le enfermó.

Ante la gravedad de su estado su familia logró la autorización para llevarlo a casa e intentar su curación, pero ya era demasiado tarde, y en la madrugada del 27 de diciembre de 1795 murió.

.

SALVA CRUCE

LIBER ESTO

SALVA CRUCE, LIBERTATEM

ET GLORIA CONSEQUUTO

QUITO, AGOSTO 10 DE 1809

Espejo murió en 1795, pero no así su pensamiento,  nos dejo su legado idealista.

Este idealismo tuvo también proyección es otras clases sociales y es así que sus ideales resurgieron en otras clases sociales, como la de los criollos de clase económica media y alta, la  revolución criolla  se inició prácticamente en 1809, donde los protagonistas fueron los quiteños de la clase económica media y alta.

.


 

EL PRIMER GRITO DE LA INDEPENDENCIA LATINOAMERICANA (10 DE AGOSTO DE 1809)

Introducción. 

«Espejo había expirado como mártir, pero vivían D. Antonio Ante, D. Javier Ascázubi, D. Juan Larrea, D. Antonio Bustamante, D. Juan Pablo Arenas, D. Antonio Pineda, D. Luis Saa, D. Miguel Donoso, y sobre todo, Juan de Dios Morales, Manuel Rodríguez de Quiroga y Juan Salinas, todos amigos de Espejo, quienes, en compañía de otros entusiastas, difundían, a todo riesgo, su humanitario proyecto, cual era, la emancipación absoluta...»

La idea de libertad sostenida durante varios años y a la cual se sumaban cada día más criollos, fue dando sus primeros frutos. El 10 de agosto de 1809, un grupo de quiteños que se habían estado organizando con anterioridad, desconocieron el gobierno de Ruiz de Castilla, presidente de entonces de la Real Audiencia de Quito, lo derrocaron y formaron una nueva Junta de Gobierno formada por criollos; así se declaró el primer movimiento de libertad en Quito, más conocido como Primer Grito de la Independencia.

Desarrollo

En diciembre de 1808, en los alrededores de  Quito tuvo lugar una Junta de Nobles e Hidalgos Quiteños, integrada por un selecto grupo de conspiradores quiteños,  reunidos en la hacienda  (Ubicada en el Valle de los Chillos) de Juan Pío Montúfar, Marqués de Selva Alegre, donde los concurrentes se comprometieron a luchar por la independencia de España del territorio de la Real Audiencia.

( Para esa fecha el Rey español Fernando VII estaba preso y Napoleón Bonaparte había invadido España. Era necesario entonces defender los derechos de la corona, de la Madre Patria y de la Religión Católica. )

Las autoridades españolas de entonces descubrieron el complot revolucionario, efectuando algunas prisiones pero gracias a falta de prueba tuvieron que poner en libertad a los comprometidos

Estas cuestiones emancipadoras se renovaron con efervescencia patriótica a principios de 1809, con la oportunidad de encontrarse comprometida la guarnición militar de Quito.

Libertados meses después, los patriotas quiteños volvieron a reunirse, noche tras noche los patriotas, como Juan de Dios Morales y Manuel Rodríguez de Quiroga, que habían servido anteriormente a la Corona Española y habían sido suspendidos por Ruiz de Castilla; el Cap. Juan Salinas, Jefe de Milicias de Quito; el cura Miguel Riofrío, párroco de Sangolquí; y más de 60 conjurados; asistían secretamente a las asambleas que se realizaban en casa de la patriota quiteña doña Manuela Cañizares.

 

REVOLUCION DEL 10 DE AGOSTO DE 1809
Entre los principales protagonistas de la revolución del 10 de agosto de 1809, surgen las figuras de don Juan Pío Montúfar, Marqués de Selva Alegre; del Dr. Antonio Ante, del capitán Juan Salinas, del Dr. Juan de Dios Morales, del Dr. Manuel Quiroga.

La noche del 9 de Agosto de 1809, en la llamada Casa de Manuela Cañizares, (más propiamente, Casa Parroquial de "El Sagrario"), situada a pocos pasos del Palacio Real de la Audiencia de Quito, (hoy Palacio Nacional), en la actual calle García Moreno, de Quito. Doña Manuela Cañizares, heroína quiteña de singular belleza, brindó todas las facilidades para que se organizase la Primera Junta Suprema. Esta Junta quedó formada así: Presidente, don Juan Pío Montúfar, Marqués de Selva Alegre; Vicepresidente, Obispo Cuero y Caicedo; Secretario de Gracia y Justicia, Dr. Manuel Quiroga; Secretario de lo Interior, Dr. Juan de Dios Morales; Secretario de Hacienda, don Juan Larrea; y Secretario General, Dr. Antonio Ante.

A las 3:00 de la madrugada salió el Cap. Salinas al mando de un grupo de milicianos para intentar capturar el Cuartel de la  Real Audiencia de Qiuto, al tiempo que otra comisión era enviada para dominar a la caballería. Salinas no tuvo problemas para tomar el Cuartel cuyas tropas, arengadas ardorosamente por él mismo, se pronunciaron unánimemente por el nuevo orden.

A las 5:00 de la mañana, conociendo ya los resultados de la acción del Cap. Salinas, el Dr. Antonio Ante se dirigió a la residencia del Conde Ruiz de Castilla para comunicarle que había sido destituido del mando

El Dr. Antonio Ante, interrumpiendo el sueño del Conde Ruiz de Castilla, Presidente de la Real Audiencia de Quito, le notificaba poniendo en sus manos un memorable oficio por el cual se le hacía conocer que había cesado en sus funciones de Presidente de la indicada Real Audiencia. Aquél creyó que la guardia aún le obedecía ordenando de inmediato la prisión del Dr. Ante, que no pudo efectuarse, pues sucedió que la misma guardia que antes recibía sus órdenes, ahora recibía órdenes de la Junta Soberana.

De inmediato Ruiz de Castilla quedó arrestado por orden del Gobierno libre de Quito, haciéndosele saber que se le garantizaba la vida mientras estuviera en prisión y preparara el viaje de retorno a España.

Al cabo de unas horas, el pueblo daba en la Plaza Grande de Quito, el Primer Grito de Independencia en Hispanoamérica acompañadode petardos, salvas de artillería y de campanas tocadas a vuelo.

Esta noble y grandiosa gesta histórica se produjo sin derramamiento de sangre y sin que hubieran ultrajes personales, asi triunfó la Revolución y los patriotas jubilosos lanzaron el Primer Grito de Independencia en la gloriosa ciudad de Quito, (Luz de America).

Seis días después de este inolvidable hecho la Junta de Gobierno convocó a Cabildo Abierto, teniendo como sitio de reunión la Sala Capitular de San Agustín, en donde los quiteños reafirmaron su fe en la Independencia y su decisión de sostener la emancipación proclamada.

La constitución del nuevo gobierno de Quito, bajo la denominación de la Junta Soberana, fue comunicada a las provincias y a los virreynatos de Santa Fe y Lima, y a todos los cabildos de América, causando conmoción en todas partes, pues inmediatamente se comenzó a hablar de Patria y Libertad en Toda America.

La revolución del 10 de Agosto sacudió los cimientos de la dominación española en América, a tal punto, que imitando la epopeya de los nobles de Quito en el año de 1810, varias colonias americanas se emanciparon del yugo español, así: Venezuela el 19 de Abril, Argentina el 25 de Mayo, Colombia el 20 de Julio, México el 16 de Septiembre y mi hermano Chile el 18 de Septiembre de 1810.

 

Por esta hazaña libertaria. Chile llamó a Quito: "Quito, Luz de América."

Un suceso único e importante que no hay que olvidar y que debe conocerlo el Ecuador es que “Quito, Luz de América” no es un dicho cualquiera, no es una creación de los orgullosos quiteños. El religioso chileno Camilo Henríquez proclamó así a Quito, como un método para indicar a Chile que era el momento de actuar, de acelerar ese espíritu rebelde, valiente y aguerrido (mapuche) siempre latente, contundente y triunfador en los chilenos.

El 1er Congreso del Gobierno de Chile, hizo que se ponga el enunciado: "Quito, Luz de América", en el sector del Faro de Valparaíso.

Ya que Quito no solo inició el proceso independista en La Real Audiencia de Quito  (Ecuador), sino que inicio el proceso de libertad en toda la región Latinoamericana.

(La Real Audiencia de Quito: nombre del Ecuador en la época Colonial)

 

Monumento a la libertad, que se levanta en  la Plaza de la Independencia o plaza Grande en Quito-Ecuador. Con este monumento recordamos el Primer Grito de la Independencia, lanzado  nuestros Proceres, el 10 de agosto de 1809. Quito Luz de America.

Monumento a la libertad, que se levanta en  la Plaza de la Independencia o plaza Grande en Quito-Ecuador.

Con este monumento recordamos el Primer Grito de la Independencia, lanzado  por nuestros Próceres, el 10 de agosto de 1809.

(al fondo, podemos ver el Palacio de Gobierno del Ecuador, antes llamado Palacio de la Real Audiencia de Quito o Palacio de Carondelet)

Quito Luz de América.

.

 

POR QUE FRACASO LA AGOSTADA DE 1809:

Si bien es cierto que la ciudad de Quito y con ella todos los pueblos de la Audiencia proclamaron su autonomía y soberanía de España el 10 de Agosto de 1809, también es cierto que esta revolución de modales finos y corte netamente aristocráticos fracasó y nuevamente nos convertimos en súbditos de España hasta la batalla de Pichincha que sello la total independencia del pueblo ecuatoriano.

Por  lo tanto veamos cuáles fueron las causas supremas que llevaron al fracaso la revolución de Agosto:

 

 

 

 

De esta manera la revolución quiteña que hizo tambalear los cimientos del absolutismo español en el Nuevo Mundo, quedó por las causas expuestas aislada, separada. La noticia de que la heroica ciudad de Quito era libre de España voló como el viento por toda la América y la inspiró, Él Virrey del Perú Fernando de Abascal y Sousa mandó con destino a Quito al sanguinario Coronel Manuel Arredondo y la soldadesca Real de Lima, lo mismo hizo el Virrey de Bogota Antonio Amar y Borbón quien remitió efectivos de campaña para aplastar a los revoltosos de Quito, inclusive los Gobernadores de Cuenca y Guayaquil Melchor de Aymerich y un tal Cucalón avanzaron sobre Quito, dispuestos a hacer tragar pedazo por pedazo semejante acta de independencia.

Los ejércitos de los Virreynatos cruzaron de sur a norte y viceversa territorio quiteño, cercaron a la ciudad que había osado levantar su grito de libertad contra España.

Para el 12 de octubre, Juan Pío Montúfar entregó el poder a Juan José Guerrero Conde de Selva Florida, quien apenas a los doce días, temiendo las represalias españolas devolvió el poder al anciano Ruiz de Castilla con la condición de que se respete la vida de los próceres quiteños. El Conde aceptó y volvió a la Presidencia. Pero una vez que hizo su entrada a la ciudad, el Real de Lima al mando de Arredondo el 24 de noviembre de 1809, olvidó el traidor Conde su promesa, pues persiguió, capturó y encarceló en los cuarteles de la ciudad a 85 patriotas, contra quienes se levantó el sumario correspondiente. En la redada, como siempre acontece con los dirigentes, no cayó naturalmente Juan Pío.

El Fiscal Tomás de Arrechaga pidió al cerrar el juicio la pena de muerte para 45 próceres, prisión y destierro para los demás.

Y así el sumario salió con destino a Bogotá para que el Virrey Antonio Amar y Borbón pronuncie la sentencia definitiva.

Los presos estaban rigurosamente incomunicados y divididos en dos grupos; los unos, los más peligrosos (por sus ideales) y odiados a muerte por las autoridades españolas estaban en el cuartel de la Presidencia de Quito, ocupado por los sayones del Real de Lima, al mando de Arredondo. Los otros, en el cuartel Santa Fe y en el cuartel de El Carmen.

Cabe anotar que los tres cuarteles estaban prácticamente situados en el centro de la ciudad; uno de ellos en El Carmen, y los otros dos, el de la Presidencia de Quito y el Santa Fe al costado izquierdo del Palacio de Gobierno (calle Espejo entre García Moreno y la Benalcázar), separados por una simple pared medianera. El de la Presidencia de Quito ocupaba pues lo que hoy sirve de museo y archivo al Municipio y el de Santa Fe, lo que hoy constituye el Colegio Luis Gonzaga.

(Fracasó la agostada, pero se despertó el instinto e intención de emancipación de todos los países latinoamericanos, convirtiéndose la ciudad de Quito en el crisol de inspiración latinoamericana)

Quito, Luz de América !.


ASESINATO DE LOS PATRIOTAS QUITEÑOS (2 de agosto de 1810)

(Soldadesca peruana mercenaria asesina a Quiteños)

ASESINATO DE LOS PATRIOTAS QUITEÑOS (2 de agosto de 1810)

Introducción

Un año más tarde, 2 de agosto de 1810, tropas realistas pertenecientes al Virreinato de Lima (Hoy Perú), venidas de Lima y dirigidas por el General Arredondo, vinieron a Quito para imponer el poder del gobierno español y arrestaron a todos quienes participaron en los hechos del pasado 10 de agosto, posteriormente los masacraron; la gente que trató de impedirlo fue asesinada en las cárceles y en las calles y se produjo toda una ola de violencia.

 

Desarrollo de los Hechos.

A raíz de la Revolución del 10 de Agosto de 1809, los patriotas quiteños conformaron una Junta Soberana de Gobierno que desgraciadamente y por culpa de rivalidades internas tuvo muy corta duración, por lo que éstos resolvieron devolver la Presidencia de la Audiencia de Quito al anciano Conde Ruiz de Castilla, quien prometió conservar la Junta y no tomar ningún tipo de represalias en contra de los quiteños.

Instalado nuevamente en el poder, Ruiz de Castilla traicionó su palabra y desató una feroz persecución en contra de los complotados, capturando a gran número de ellos a los que encerró en los calabozos del Cuartel Real de Lima. Al mismo tiempo y para complementar su traición, hizo promulgar un bando que advertía que se aplicaría la pena de muerte a todo aquel que, conociendo el paradero de algún insurgente, no lo denunciara.

En esos días y aprovechándose de la fuerza de las armas, los soldados realistas del Crnl.. Manuel Arredondo -que habían llegado de Lima para sofocar la revolución- cometieron una serie de atrocidades saqueando, violentando, asesinando y atropellando diariamente a los quiteños, que cansados de sus abusos formaron nuevos comités para la defensa de los vecinos y prepararon un plan para liberar a los prisioneros.

Llegó entonces el trágico 2 de agosto de 1810.


El Crimen del 2 de Agosto de 1810

El pueblo quiteño (de clase social baja)  durante ese tiempo comenzó a simpatizar espontáneamente con la causa de la libertad, a interesarse y preocuparse por el destino incierto de los Patriotas Quiteños de Estirpe Noble, que.. aunque bien pertenecían (los patriotas) a otra clase social (alta y media)  quiteña , de todos modos pensaron ellos que..., si estaban encarcelados allí...,  era por pretenderles darles libertad a todos !. 

...» (Fuente:  HISTORIA DEL ECUADOR.- Mario Navas Jiménez,  p. 286.-  edición del año 1981)

El pueblo, y con justa razón, temía que cualquier noche fuesen asesinados sus héroes, El negro Arredondo temía a su vez un levantamiento popular.

El ambiente del pueblo quiteño para comienzos del mes de agosto de 1810, era tenso, angustioso, desesperante, estaba caldeado por los comentarios.

Veamos cómo el pueblo de Quito se decidió a escribir con su valor y sacrificio la página más hermosa de la Historia Nacional. La Plaza Mayor, la de San Francisco, La Merced, El Sagrario, La Compañía de Jesús, fueron los sitios escogidos para la cita heroica. En el pueblo había más decisión y coraje que organización y mando para asaltar los cuarteles del Carmen, el Santa Fe y el Real de la Presidencia de Quito. Era un día viernes, su fecha 2 de Agosto de 1810. El sol de mediodía caía en forma perpendicular sobre la franciscana ciudad. Quizás en los cuarteles ya esperaban los soldados al pueblo para asesinarlo; quizá en las casas solariegas los nobles dormían su clásica siesta; pero a esa hora, las dos de la tarde, en cada esquina, en cada calle, en cada puerta sólida, en cada cruz de piedra de la García Moreno, en las columnas de granito de San Francisco, La Compañía, La Catedral, Cantuña, Sagrario, La Merced, La Concepción, habían dos ojos bien abiertos, un pecho que latía, un corazón henchido de valor y sacrificio para morir por la Patria. Había nerviosidad, angustia, miedo, manos que ansiosamente buscaban en sus miserables andrajos la piedra, el palo, el cuchillo de zapatero Era la voz y el corazón del pueblo, de los desposeídos de la fortuna, de los hombres olvidados por Dios, que nerviosos esperaban la señal convenida para atacar los cuarteles.

Ese día, las dos pequeñas hijas del Dr. Manuel Quiroga, acompañadas por una sirvienta de raza negra que se encontraba encinta, habían ido a visitarlo llevándole el almuerzo. Salinas, enfermo, agonizaba en su lecho; el día anterior se había confesado y comulgado como verdadero católico. Larrea, Barrezueta y Olea recibían las visitas de sus respectivas esposas; nadie sabía lo que el pueblo estaba preparando...

 De pronto se rasgó el silencio quiteño con los campanazos de la Catedral. Era la señal: entonces el pueblo se dirigió resuelto a libertar a sus presos. José Jerez, Pereira, Silva, Rodríguez y 50 cholos armados de armas blancas, palos y piedras caen sobre el Santa Fe, pero no en el número que habían resuelto; mientras tanto Godoy, Mideros, Albán, Mosquera, Morales, los hermanos Pazmiño atacaron el cuartel de la Real Audiencia de Quito. Cayó la guardia y el pueblo contento ingresó a liberar a sus héroes. Por fin los encontraron y dio comienzo entonces a a tragedia pues los cerrojos no cedían, las puertas se entorpecían. El Capitán Galup al darse cuenta, baja del piso alto del cuartel, y se escucha una orden macabra: ¡Fuego contra los presos! Galup cayó atravesado por la bayoneta de un mestizo.

En ese instante de confusión de griterío, de las primeras víctimas, el Comandante Fernando Angulo, jefe de los soldados de Popayán del Santa Fe, de un cañonazo, una vez que fueron dominados los hombres de Pereira, abre la pared divisoria entre los dos cuarteles; los traidores Landáburo y un tal González llegaron del Carmen con más víctimas para el sacrificio, penetraron en el cuartel, cerraron de inmediato las puertas con la satisfacción del deber cumplido, a esa hora el miserable Ruiz de Castilla se refregaba las manos de contento, pues sus odiados enemigos serían asesinados, no cabría la menor duda. El crimen era perfecto.

Asesino soldado Limeño (peruano), encesta su bayoneta en el cuerpo de nuestro patriota y sacerdote "Riofrío", que estaba encadenado. Muere dolorosamente nuestro patriota.

Fuente:  Museo de Cera "Alberto Mena Caamaño", ubicado en lo que fue el lugar de los hechos, el mismísimo Cuartel de la "Real Audiencia de Quito", en Quito-Ecuador. Visítalo.

Comienza la carnicería: los mercenarios limeños sedientos de sangre y de víctimas, con el odio pintado en sus rostros asesinaban a sangre fría al pueblo, a los patriotas en los corredores, patios, escaleras; penetraron a las celdas y mataron los muy cobardes, a los próceres que cargaban grillos, asesinaban a aquellos que levantaban las manos pidiendo rendición, crucificaban a bayonetazos contra las paredes de las celdas a los patriotas de Agosto, mataban a sablazo limpio a los heridos que se arrastraban por las gradas y los corredores.

Presenciaron semejante crimen las hijas de Quiroga  que lo habían ido a visitar y la mujer de Larrea, quienes vilipendiadas, lograron escapar. No así una negra esclava de Quiroga que fue sádicamente asesinada.

Asesinato de los Patriotas a manos Limeñas (peruanas)

La escena asombrosa, tétrica e impactante, se representa , justo en el lugar de los hechos, en un calabozo del cuartel. El instante capturado, es un momento anterior a la muerte del Patriota Quiroga.

Fuente:  Museo de Cera "Alberto Mena Caamaño", ubicado en lo que fue el lugar de los hechos, el mismísimo Cuartel de la "Real Audiencia de Quito", en Quito-Ecuador. Visítalo.


Quiroga se puso en pie tratando de proteger a sus hijitas, mientras que rogando por la vida de su amo, la fiel negra se postraba de rodillas ante los soldados que acababan de entrar en el calabozo. Un brutal sablazo cayó sobre la cabeza de la infeliz negrita que murió desangrándose en el piso. Las dos pequeñas se interpusieron entonces entre los soldados y su padre, pero uno de ellos, de un empellón las tiró a un lado y avanzó sobre Quiroga con el sable en alto ordenándole a voz en cuello: Grita ¡Vivan los limeños...!, a lo que Quiroga, erguido como un roble y varón quiteño le respondió: "Viva la religión... Viva la fe católica...", asegurándose de esta manera la absolución de los mártires. Cayó entonces sobre su cabeza el arma homicida y, tambaleándose, ensangrentado, alcanzó a dar algunos pasos hacia la puerta.

 

Ante el pánico de sus hijas, que lo visitaban en ese terrible día, el Dr. Manuel Quiroga enfrentó valientemente a los realistas.

 Las dos pequeñas se interpusieron entonces entre los soldados y su padre, pero uno de ellos, de un empellón las tiró a un lado, avanzó sobre Quiroga y le atravesó con su bayoneta a nuestro valiente patriota. Muriendo de esta manera ante los ojos y la conmoción de sus hijas.

Fuente:  Museo de Cera "Alberto Mena Caamaño", ubicado en lo que fue el lugar de los hechos, el mismisimo Cuartel de la "Real Audiencia de Quito", en Quito-Ecuador. Visitalo.


Ahí quedaron alevosamente asesinados a bala o bayoneta y después mutilados sus cuerpos con hacha los próceres.


"Los que fueron despedazados con hachas, sables y balas, fueron los Ministros de Estado mencionados: Dr. Manuel Rodríguez de Quiroga, el senador Juan Pablo Arenas, el presbítero (sacerdote) José de Riofrío, el Crnel. D. Juan Salinas, los tenientes coroneles Nicolás Aguilera, Antonio Peña y Francisco Javier Ascázubi, el capitán José Vinueza, el joven Teniente Juan Larrea y Guerrero, Alférez Manuel Cajías, el Gobernador de Canelos (del Oriente u amazonía quiteña), D. Mariano Villalobos, el escribano D. Antonio Olea, D. Vicente Melo, Vicente Mideros, Mariano Godoy, J. Tobar y Alban ; y otros, cuyos nombres no menciona la historia. Veintiocho perecieron de esta manera horripilante" 


Aquello fue una carnicería horrible hecha a hombres indefensos, encadenados todavía muchos de ellos. Muy pocos se salvaron.

Los que escaparon con vida fueron Pedro Montúfar (que luego cobraría venganza), que aduciendo repentina enfermedad salió libre tres días antes. Nicolás Vélez que fingió estar loco de remate; Castelo, Angulo, Albán, que escaparon cuando las puertas comenzaron a cerrarse. El ambateño Mariano Castillo permaneció completamente inmóvil, le dieron por bien muerto y lo arrojaron desde el primer piso al patio de la picota lleno de cadáveres; más tarde fue conducido al atrio de los agustinos, quienes salieron disparados del susto al ver salir penosamente de entre los cadáveres al valiente ambateño.

Y en la pequeña ciudad de Quito, los gritos de rebelión, de impotencia, de dolor, de sacrificio, de muerte,- los disparos continuos, el cañonazo, pusieron al heroico pueblo en pie de guerra.

El vecindario se agolpó materialmente en torno del fatídico cuartel, se abrieron de pronto las puertas y teñidos los vampiros peruanos por la sangre de los patriotas, con la ira que los oscurecía la vista, con armas hasta los dientes, con el permiso de matar al pueblo amparados por jefes, jueces y gobernantes, salieron los asesinos de Agosto a saciar sus crueles instintos retenidos.

El pueblo armado rudimentariamente les enfrentó con coraje.

Desde el primer momento el choque fue brutal; palos, piedras, cuchillos de zapatero, tierra, barro contra cañones, fusiles, espadas, bayonetas; la lucha fue desigual pero sangrienta en las calles de la Universidad, del Correo, por los barrios tradicionales de Quito, San Roque, San Blas, San Marcos. Silban las balas asesinas, estallan incendios, saquean edificios y poco a poco cadáveres de niños, de ancianos, de mujeres tiñen con su sangre las calles quiteñas. Ahora si comienza con todos sus matices la verdadera revolución, ahora, sí hay parientes y amigos tendidos sin vida en las calles y plazas, ahora sí el pueblo quiteño comprende lo que cuesta la Libertad.

De uno y otro bando los muertos pasaron de doscientos aquella tarde.

El pueblo armado rudimentariamente les enfrentó con coraje. Desde el primer momento el choque fue brutal; palos, piedras, cuchillos de zapatero, tierra, barro contra cañones, fusiles, espadas, bayonetas; la lucha fue desigual pero sangrienta.

Y cuando ya las sombras de la noche caían sobre la ciudad, por sus calles recorría el Santísimo en alto, llevado por un cura revolucionario tan grande como Hidalgo y Morelos en México, Vicepresidente de la Junta Suprema del 10 de Agosto: José Cuero y Caicedo quien a pedido insistente del Presidente de la Audiencia puso fin al crimen de Agosto.

Al caer la tarde, las víctimas de la cobardía sobrepasaban las 300, y sólo gracias a la valerosa intervención del obispo José Cuero y Caicedo se pudo detener la masacre y el vandalismo.

Así, de esta manera salvaje y brutal se acabó con la vida de los patriotas quiteños, pero no se pudo apagar la llama de la Revolución del 10 de Agosto de 1809.

Para el 4 de agosto, Ruiz de Castilla convocó al pueblo a Cabildo Abierto que se realizó en un mar de bayonetas y ahí con el cinismo más grande, se decía que los sumarios contra los próceres serían archivados para siempre.

De pronto, alguién se puso de pies y pidió y luego ordenó a nombre de la Iglesia, para tranquilidad del pueblo cruelmente asesinado, para bienestar de las autoridades españolas, que el negro Arredondo a quien no se lo podía ver ni en pintura en Quito, debía abandonar la ciudad y que se acepte, sin poner ninguna traba, al quiteño Carlos Montúfar como Comisionado Real: aquel hombre, aquel valiente, era el Presbítero Rodríguez Soto.


"Al fin, el 18 de agosto, salen de Quito las tropas del Real de Lima, al mando de Arredondo, van cargadas de honores, dineros y grados. La hazaña del día 2 ha valido condecoraciones y recomendaciones. Se les confiere el título de: 'Pacificadores de Quito'; las casas y las tiendas saqueadas les han colmado las mochilas, llevan más de trescientos mil pesos en ellas; el Real Acuerdo les ha conferido ascensos. Arredondo va ya de coronel y así todos los demás jefes y oficiales. Pero van también cargados de maldiciones y de ignominia. El pueblo los ve partir y los llena de execraciones, no responden a ellas, marchan cabizbajos, no de remordimiento, ni de vergüenza, sino de miedo, no de miedo a que les maten, sino de miedo a que les quiten lo que van saqueando... En medio de la tropa va arrestado el oficial de guardia Juan Céliz, porque éste ha dicho en su declaración jurada que fueron solamente seis los que asaltaron el cuartel y que los presos no hicieron amago alguno; informe jurado que desnaturaliza la hazaña... (Manuel María Borrero).

El periodo histórico de 1810 a 1812, etapa heroica dirigida por el caudillo :

Carlos - Montúfar

El deseo de castigar al sanguinario Arredondo y a los realistas,  hace que los quiteños acudan presurosos a formar este Ejército Nacional que fue conformado por 800 fusileros, 300 dragones, 300 jinetes de pistola y lanza, 100 artilleros y 1.000 indios provistos de hondas.

El periodo histórico de 1810 a 1812, etapa heroica dirigida por el caudillo Carlos -Montúfar

Al principio, la suerte de las armas correspondió a los quiteños. Carlos Montúfar salió con sus tropas hacia el sur, derrotó a las de Arredondo en Alausí y estuvo a punto de tomarse Cuenca. Su tío, Pedro Montúfar, avanzó hacia el norte y llegó en triunfo hasta Popayán, tomándose incluso Pasto, ciudad que hasta el final de la época independentista fue irreductible centro del realismo. Otro pequeño contingente militar, al mando del inglés W. B. Stevenson, logró controlar Esmeraldas, asegurando así la comunicación de Quito con el océano.

En mayo de 1811 los realistas lograron recuperar Esmeraldas. En 1812 llega a la presidencia un militar profesional, el mariscal de campo Toribio Montes nombrado por la Regencia Española, y trajo consigo al coronel Juan Sámano y nuevos refuerzos desde el Perú; su llegada marca el fin para la junta soberana de Quito.

La resistencia contra Montes fue tenaz y estuvo llena de episodios que favorecieron a uno u otro bando, su avance fue incontenible y el 8 de noviembre de 1812, el ejército realista entró en Quito. La ciudad se hallaba desierta. Todos huyeron al norte. La batalla final tuvo lugar junto a la laguna de Yaguarcocha (lago de sangre) que, por segunda vez en nuestra historia, (la 1ra ante los INCAS)  justificó trágicamente su nombre. Sámano deshizo lo que quedaba de las fuerzas patriotas, incluyendo el ejército del norte, que había retrocedido desde el sur de la actual Colombia hasta Ibarra, y fusiló a varios de sus líderes. Era el fin de la Revolución Quiteña.


REVOLUCION DEL 9 DE OCTUBRE DE 1820.

 Fue la gesta gloriosa que Guayaquil cumplió para proclamar su libertad y abrir las puertas de la independencia a todos los pueblos de la Real Audiencia de Quito.

Ya entre 1810 y 1811, dos de sus más ilustres hijos, José Joaquín Olmedo y Vicente Rocafuerte -en compañía del notable quiteño José Mejía y Lequerica- habían concurrido a las Cortes de Cádiz donde tuvieron brillantísima actuación, y en las que se destacó sobre todo el famoso discurso de Olmedo sobre las «Mitas», que conmovió a todos los diputados presentes y sembró desde entonces las primeras semillas de la libertad.

El 8 de febrero de 1816, el almirante argentino Guillermo Brown se presentó con su escuadra en Guayaquil. Las autoridades españolas hicieron creer a los guayaquileños que se trataba de una incursión pirata, por lo que estos -para defender a la ciudad- se arrojaron al agua con las bayonetas entre los dientes y nadando atacaron y abordaron las naves argentinas que fueron capturadas con su tripulación incluyendo al propio comodoro. Al conocer que el verdadero motivo de su presencia era el de invitar a los pueblos a luchar por su independencia, se produjo una gran efervescencia entre los guayaquileños, por lo que las autoridades españolas, temerosas de la reacción del pueblo, se apresuraron a llegar a un acuerdo con Brown y lo dejaron en libertad inmediatamente.

Posteriormente, en 1819 Guayaquil vibró emocionada ante la presencia de la corbeta «Rosa de los Andes», que al  nombre del gobierno chileno hostilizaba constantemente a las naves españolas que surcaban el océano Pacífico.

Los guayaquileños comprendieron entonces que la libertad de la patria estaba ya muy cerca, pero no había que esperarla: Había que ir a buscarla.

 

Columna de los Próceres

 Adornando los cuatro lados de la base de la Columna de los Próceres, que se levanta en la Plaza del Centenario de Guayaquil para rendir homenaje a los protagonistas de la revolución del 9 de octubre de 1820, aparecen los monumentos de José de Villamil, en cuya casa se reunieron los patriotas guayaquileños para preparar el movimiento revolucionario; José de Antepara, que organizó la reunión secreta a la que llamó «La Fragua de Vulcano»; León de Febres-Cordero, que asumió el mando militar del mismo; y José Joaquín Olmedo, que presidió el primer gobierno libre y convocó al primer Cabildo Abierto de Guayaquil.


Invocando el santo y seña de «Guayaquil por la Patria», los porteños criollos comprometieron en el movimiento revolucionario a varios oficiales y miembros de tropa de los diferentes destacamentos realistas de Guayaquil. José de Antepara lo hizo con el Cap. Nájera, encargado de un grupo de artillería; mientras que el «Cacique» Alvarez hizo lo propio con los sargentos Vargas y Pavón, del cuartel «Daule».

Por fin, en la noche del 8 de octubre, los conspiradores se reunieron para ultimar los detalles de la revolución, y luego de ponerse de acuerdo y de asignarse las respectivas responsabilidades, cada uno partió, en las primeras horas del día 9, a cumplir con su destino frente a la historia.

Febres-Cordero procedió a tomar el cuartel «Granaderos» sin encontrar ningún tipo de resistencia; Antepara, con un grupo de civiles, hizo lo propio con la batería «Las Cruces», y por último, el Cap. Luis Urdaneta se apoderó del Cuartel «Daule», cuyo Jefe, el Cmdt. Joaquín Magallar, murió defendiéndolo junto a ocho soldados que secundaron su actitud. Esta fue la única sangre que se derramó en la revolución de Guayaquil.

A tempranas horas de la mañana, el Gobernador de la ciudad, don Pascual de Vivero, fue capturado sin oponer resistencia cuando se dirigía a su despacho, y comprendiendo que era inútil luchar, se entregaron también los otros jefes militares.

En la mañana de ese glorioso 9 de octubre de 1820, cuando los primeros rayos del sol iluminaron la ciudad, Guayaquil ya era libre, para siempre, del dominio español.


BATALLA DEL PICHINCHA. 24 de Mayo de 1822.- Célebre y decisivo encuentro entre las tropas realistas (españolas) del Gral. Melchor Aymerich y las fuerzas patriotas conducidas por el Gral. Antonio José de Sucre.

Esta Batalla se realizo en las Faldas del Volcán Pichincha (ubicado en Quito-Ecuador)

Es La batalla que selló la libertad a nuestra patria ecuatoriana (Territorios de la Real Audiencia de Quito), el 24 de Mayo de 1822. (Los territorios abarcaban lo que hoy es Ecuador y lo que la rapiña peruana nos ha robado).

 

Parque y monumento de la Independencia. Es la Plaza Grande / Independencia / Mayor. 

Es testiga y parte  de los hechos independistas de agosto de 1809 y 1810

Quito- Ecuador

 

EPILOGO

Perú fue uno de los últimos países en lograr su independencia. San Martín llego a territorio peruano, pero no consolido la independencia ya que la resistencia española era poderosa. Fue preciso entonces que Bolívar ordenara al Mariscal Sucre que libertara Perú, como lo logro en la Batalla de Ayacucho y Junín. Dejo entonces Perú de ser Colonia Española Gracias a los países de La Gran Colombia. (Gracias a soldados del estado del Sur de la Gran Colombia, Hoy Ecuador que pelearon por la independencia del Perú)

 

En las luchas por la Independencia Hispanoamericana a España, hubo un solo país, cuya clase dirigente opto decididamente por el colonialismo, ese país fue Perú. Al punto que fue libertado en contra de su voluntad, por las fuerzas independientes de los países próximos como lo fueron la expedición argentino-chilena de San Martín y consolidada por el ejercito gran-colombiano de Bolívar.


 

Anexos

Anx1.-

EN LA CIUDAD DE QUITO, 

SE CORTO LA CABEZA DE UN VIRREY PERUANO

, que vino desde el Perú a agredirnos

EN LA CIUDAD DE QUITO, SE CORTO LA CABEZA DE UN VIRREY PERUANO, que vino desde el Perú a agredirnos. Así, llevando semejante "trofeo", ingresaron los triunfadores a la ciudad de Quito.

( La Revolución de los Encomenderos / Iñaquito 1544 -1548 )

El Virrey del Perú en ese entonces era Blasco Núñez de Vela, hombre inculto, violento, que asesinó con su propia mano a ILLan Suárez de Carbajal.

Este Virrey con su ejército avanzo desde el Perú hacia Quito, saquea la ciudad y asesina a los amigos de Gonzalo Pizarro

Los ejército de Gonzalo Pizarro y del Virrey del Perú, se enfrentan en Quito, en los campos de Iñaquito (calle Ante y Diez de Agosto, esquina de la Virgen)

Se libra entonces (18 de enero de 1546) una corta , pero sangrienta batalla. Venció Gonzalo Pizarro y un tal Benito Juárez de Carbajal ordenó a un negro que le corte la cabeza al calvo Virrey del Perú.

Así, llevando semejante "trofeo", ingresaron los triunfadores a la ciudad de Quito.

 

 

Anx2.-La sala capitular de San Agustín

 En la Iglesia de San Agustín, en el tramo oriental del claustro bajo del convento de San Agustín se halla la Sala Capitular, cuyas dimensiones son: 22,50m x  7 m. No hay conventos o monasterios antiguos que no tengan la Sala de Capítulo, destinada a la reunión de religiosos para escuchar las advertencias del superior o para confesión de culpas. De modo extraordinario sirve para celebración del Capítulo en que se elige a los superiores provinciales y se formulan las leyes para gobierno de la provincia.


Para funciones de este rito conventual basta una sala amplia con escaños y una tribuna.

 

Sala Capitular de San Agustín. Quito - Ecuador

Sala Capitular de San Agustín

El mérito singular de la Sala Capitular de San Agustín consiste en su primorosa decoración artística, con la tribuna coronada por una concha acústica, el contorno de bancas sobrepuestas con los frentes y espaldares labrados en calado, el retablo del calvario que cubre todo el muro del testero y el artesonado de entrelazados geométricos a base de círculos, elipses y medallones con lienzos dispuestos en callejones paralelos, a lo largo de la techumbre, que remata con faldones decorados con la representación de santos y santas de la orden agustiniana.

La Sala Capitular se ha convertido en un monumento histórico por el hecho de haber servido, a los patriotas del Primer Grito de la Independencia, de escenario para ratificar su declaración de Independencia. Efectivamente. después de la transformación política llevada a cabo el 10 de agosto dc 1809, el marqués de Selva Alegre, mediante oficio de invitación, convoco a Cabildo Abierto, para el 16 del mismo mes a todos los representantes de las instituciones de la ciudad. El Acta del Cabildo Abierto dice al respecto: "En la ciudad de San Francisco de Quito, en 16 de agosto dc 1809. estando en la Sala Capitular del Convento Máximo del Gran Padre San Agustín, destinada por su mayor capacidad, congregados por medio de oficios despachados por S. A. S. Señor Presidente de la Suprema Junta Gubernativa Marqués dc Selva Alegre... leídas por el Excmo. Sr. Ministro de Estado D. Juan de Dios Morales las Actas y diligencias que se extendieron antes solemnemente, todos unánimes y conformes, con repetidos vivas y aclamaciones dc júbilo, ratificaron cuanto se había propuesto y ordenado".


Cuando el 2 de agosto de 1810 pagaron los patriotas con su sangre el heroísmo del Primer Grito, sus restos hallaron acogida en la cripta abierta en la misma Sala Capitular, bajo el suelo que un año antes había albergado a los protagonistas de la independencia ecuatoriana.


El Municipio de Quito del año 1976, al conmemorar el primer centenario dc emancipación política, hizo colocar en el muro cercano a la puerta de la Sala Capitular una lapida de mármol que contiene el recuerdo del Primer Grito de Libertad lanzado por los patriotas el 10 de agosto de 1809.

 

Anx3.-Simbología del Monumento a la Libertad.

 El monumento a la Libertad se levanta en la Plaza de la Independencia. Ocupa la parte central de ella.

La estatua de una mujer corona el monumento. Ella aparece sobre la mitad del mundo. Sostiene en la mano derecha una antorcha. Es la antorcha de la libertad.

 

Al pie del monumento está un león de bronce. Representa la fiereza española. Casi al centro del monumento vemos un cóndor. Simboliza el valor y la nobleza del pueblo ecuatoriano.

    Al pie del monumento está un león de bronce. Representa la fiereza española. Su postura es la de un animal que huye rugiendo de dolor. En el lomo lleva un dardo o lanza pequeña clavada por los patriotas ecuatorianos.

    Casi al centro del monumento vemos un cóndor. Simboliza el valor y la nobleza del pueblo ecuatoriano. Con su pico, el cóndor sostiene un pedazo de cadena. Ello significa que nuestros héroes rompieron la esclavitud impuesta por los españoles.

     La estatua de una mujer corona el monumento. Ella aparece sobre la mitad del mundo. Sostiene en la mano derecha una antorcha. Es la antorcha de la libertad. En la mano izquierda lleva un atado de haces consulares, como señal de la soberanía ecuatoriana.

    Las principales placas del monumento son:

A

LOS HEROES

DEL

10 DE AGOSTO DE

1809

 

Hay Placas en el monumento de la Independencia, cada una de ellas ocupa un costado del monumento, entre ellas:

Placa de Próceres: contiene algunos de los nombres de los Próceres de la revolución quiteña iniciada el 10 de Agosto de 1809.

Placa de Patriotas: contiene  algunos de los nombres de los Próceres-asesinados el 2 de Agosto de 1810.

A aquellos  Próceres encarcelados y asesinados en 1810, se los conoce como Patriotas.

Placa  con el Acta de Independencia: Placa en la que esta inscrita el Acta de la Independencia.

 

La nomina de los  Patriotas asesinados el 2 de Agosto de 1810, es la siguiente:

Dr. Manuel Rodríguez de Quiroga, el senador Juan Pablo Arenas, el presbítero (sacerdote) José de Riofrío, el Crnel. D. Juan Salinas, los tenientes coroneles Nicolás Aguilera, Antonio Peña y Francisco Javier Ascázubi, el capitán José Vinueza, el joven Teniente Juan Larrea y Guerrero, Alférez Manuel Cajías, el Gobernador de Canelos (del Oriente u amazonía quiteña), D. Mariano Villalobos, el escribano D. Antonio Olea, D. Vicente Melo, Vicente Mideros, Mariano Godoy, J. Tobar y Alban ; y otros, cuyos nombres no menciona la historia.

La nomina de los Próceres, entre los mas conocidos es:

Manuela Cañizares, Jose Cuero y Caicedo (religioso), Gabriel Alvarez, Vicente Alvarez,  Manuel Angulo, Antonio Ante, Ramón Argote, José Ascásubi, Melchor Benavides, Correa, Castelo, Mariano Castillo, Miguel Donoso.

 

Anx4.-Ilustración de los Levantamientos Populares de los Barrios Quiteños. (1544-1761)

Levantamientos populares realizados durante el apogeo de la dominación española en territorios de la Presidencia o Real Audiencia de Quito:

los Levantamientos Populares de los Barrios Quiteños: Iñaquito, Alcabalas, Estancos.

 

Noten lectores de WNE que aquellas 3 escaramuzas quiteñas fueron antecesoras en tiempo de: siglo y lustro a los años 1809, 1810.

 

Anx5.-La Sociedad en la Colonia:

La Sociedad en la colonia: Para felicidad de unos y para desagracia de otros, las mal llamadas clases sociales se originaron durante la colonia y hasta  hoy perduran en forma injusta: pobres y ricos o nobles y plebeyos:

Chapetones: Constituían un grupo reducido, eran los españoles opresores. Vivían a expensas de los demás, de los impuestos de las demás clases sociales. Solo ellos podían ocupar cargos públicos.
Odiaban a muerte a los criollos (hijos de otros españoles).
Se creían de sangre azul.

Criollos o Americanos: Constituían el numero más elevado dentro de la demografía quiteña. Eran los hijos de españoles nacidos en Quito. Podría decirse que eran los empresarios, Vivían de sus "empresas". Existían criollos adinerados.
La ilusión del criollo fue la liberación de España y esto lo consiguió a partir de la revolución quiteña del 10 de Agosto de 1809. 
..» (Fuente:  HISTORIA DEL ECUADOR.- Mario Navas Jiménez,  p. 247.-  edición del año 1981)
 

 




CONCLUSIONES

Podríamos decir que el Virreinato del Perú (ubicado en Lima) afianzaba la presencia española en el Nuevo Continente.

Seguramente la Milicia (ojo, no las autoridades españolas) estaba integrada por oficiales españoles y la tropa por peruanos. Por peruanos que como perros se habían acostumbrado a ser sirvientes de los españoles y como caines, mejor dicho como hermanastros que son, a matar a sudamericanos)

Reitero que  la tropa de la Milicia de España, era Limeña

El Ecuador, durante la Colonia fue una  Real Audiencia o Presidencia de Quito.

La Real Audiencia de Quito tuvo la categoría de tener gobierno y mando propios, que no dependía de los Virreynatos de Lima y Bogotá.

 

En las venas de los quiteños / ecuatorianos, bulle sangre de héroes.

 


ACLARACIONES .

LOS MENTALIZADORES DEL PRIMER GRITO DE LA INDEPENDENCIA Y REVOLUCION QUITEÑA  DE 1809, FUERON LOS QUITEÑOS DE CLASE ECONOMICA MEDIA E INCLUSO ALGUNOS DE LA ALTA, LUEGO DESPUES DE  UN AÑO, FUERON APOYADOS POR LOS QUITEÑOS DE LA CLASE ECONOMICA BAJA.

LOS PATRIOTAS QUE FUERON ENCARCELADOS Y FINALMENTE ASESINADOS EL 2 DE AGOSTO DE 1810, Y DERRAMARON SU SANGRE,  FUERON QUITEÑOS DE LA CLASE ECONOMICA MEDIA Y ALTA (NOBLES).  HOY SE LOS CONOCE COMO PATRIOTAS.

 
EN EL MONUMENTO AL PRIMER GRITO DE INDEPENDENCIA, PODEMOS VER LAPIDAS CON EL NOMBRE DE ELLOS, SOLO BASTA VER EL APELLIDO PARA CONFIRMARLO.

Entre los próceres del 10 de Agosto de 1809, 
Representando a la clase alta (nobles): HUBO UN MARQUEZ, CONDES  (Marqués de Selva Alegre, Conde de Selva Florida, Conde Miguel Jijón ), etc.
Representando a la clase media (intelectual) : HUBO PROFESIONALES, DOCTORES, MILITARES, ETC
Incluso hubo Representantes de la iglesia: obispos, sacerdotes.

HAGO ESTA ACLARACION PARA DEMOSTRAR QUE;  LA CLASE ECONOMICA MEDIA A LA PAR CON LA BAJA HAN DERRAMADO SU SANGRE A LO LARGO DE NUESTRA HEROICA HISTORIA ECUATORIANA, QUE ESTA LLENA DE HEROES DE LOS 3 NIVELES ECONOMICOS.

LA LIBERTAD ESTA AHORA (AÑO 2009) AMENAZADA POR LOS GOBIERNOS COMUNISTAS DE LA REGION LATINOAMERICANA, COMO LO ES EL GOBIERNO SOCIALISTA DE CORREA. QUE ASTUTAMENTE TIENE ENGAÑADA A LA CLASE ECONOMICA BAJA Y LA ENFRENTA CON LAS DEMAS CLASES ECONOMICAS,  DIVIDIENDONOS DE ESTA MANERA A LOS ECUATORIANOS.

AQUEL GOBIERNO , ENCABEZADO POR CORREA, BOCIFERA EL PRIMER GRITO DE LA INDEPENDENCIA, PERO TORPEMENTE TRATA DE OPACAR A LA CLASE ECONOMICA MEDIA Y ALTA. LOS MUY TORPES IGNORAN, QUE  EL 10 DE AGOSTO DE 1809 Y 2 DE AGOSTO DE 1810, LOS PROTAGONISTAS Y VICTIMAS FUERON DE LA CLASE ECONÓMICA MEDIA Y ALTA .

QUITO, ECUADOR, LOS PIONEROS DEL GRITO DE LIBERTAD LATINOAMERICANA, NO PUEDEN DEJAR QUE EL SOCIALISMO ACABE Y AHOGE LA LIBERTAD ECUATORIANA, Y SI EN VERDAD TODAVIA FLUYE LA SANGRE DE LOS PATRIOTAS, QUITO / ECUADOR DEBE REALIZAR UN NUEVO GRITO DE LA INDEPENDENCIA CONTRA LA IGNORANCIA Y ESTUPIDEZ QUE REPRESENTA LOS GOBIERNOS COMUNISTOIDES Y SOCIALISTAS QUE SOLO TRAEN MISERIA Y PRIVACION DE LIBERTADES A LA LARGA A SUS PUEBLOS ENGAÑADOS .

 

 

No confundan las fechas y a los protagonistas de la historia:

Recordemos, el 10 de Agosto de 1809 los patriotas de clase media y alta (noble) proclamaron el 1er Grito de la libertad o independencia y fueron encarcelados, casi después de una año, el pueblo quiteño de clase económica baja finalmente los comprendieron y trataron de liberarlos, y es  ahí entonces que el 2 de Agosto de 1810, la sangre de los nobles (clase media y alta), es derramada al ser asesinados.

A aquellos nobles y próceres de la clase media y alta que fueron encarcelados por un año y luego asesinados, se los califico como Patriotas, por eso el 2 de Agosto de cada año se recuerda el Asesinato de los Patriotas.


En el 10 de Agosto los protagonistas fueron quiteños de clase social media y alta (nobles).

En el 2 de Agosto de 1810, recién comprendieron y se integraron los quiteños de clase económica baja a la rebelión y fueron protagonistas conjuntamente con los quiteños de clase económica media y alta de aquel echo histórico.

Se enfrentaron entonces los quiteños de clase económica baja, mejor dicho el pueblo quiteño, contra los españoles y mercenarios limeños, y derraman también su sangre los quiteños de clase económica baja.

Se convirtió la clase baja en el brazo armado que combatió a los realistas y mercenarios limeños.

 

El Crimen del 2 de Agosto 1810
o
El ASESINATO DE LOS PATRIOTAS QUITEÑOS

"El pueblo quiteño (de clase social baja)  durante ese tiempo comenzó a simpatizar espontáneamente con la causa de la libertad, a interesarse y preocuparse por el destino incierto de los Patriotas Quiteños de Estirpe Noble, que.. aunque bien pertenecían (los patriotas) a otra clase social (alta y media)  quiteña , de todos modos pensaron ellos que..., si estaban encarcelados allí...,  era por pretenderles darles libertad a todos !. " 

...» (Fuente:  HISTORIA DEL ECUADOR.- Mario Navas Jiménez,  p. 286.-  edición del año 1981)

 

Yo el autor de la WEB NACIONALISTA ECUATORIANO (WNE),  me he dado a conocer con el nominativo de nacionalista ecuatoriano o de seudónimo Carlomagno, y mi clase económica es media.
Esta WEB NACIONALISTA ECUATORIANA (WNE) la dedico a mis FFAA ecuatorianas, a los estudiantes y a todos los ecuatorianos de las 3 clases sociales que tienen sentimiento patrio.
Y lo hago por mi sentir y orgullo NACIONALISTA ECUATORIANO .
A esta fecha (Mayo 2009) , WNE tiene mas de 8 años en el cyberespacio.

 


 

Si deseas hacer algún comentario escribe al Autor:  nacionalista_e@hotmail.com

El Ecuador es, ha sido y será País Amazónico !

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Mario Navas Jiménez,                     HISTORIA DEL ECUADOR Y AMERICA

Laura Almeida, Raúl López            TERRUÑO

ARTE ECUATORIANO TOMO II    SALVAT EDITORES ECUATORIANA, S.A.

http://www.ejercito.mil.ec/historia/epocas/realaudenciaquito.htm

 


 

LEASE LAS PAGINAS WNE :

La Real Audiencia de Quito .

LA NUEVA AMENAZA A LA LIBERTAD: es El Comunismo, Los equivocados Socialistas y su lucha de Odio .

 


 

Dirección de la Página Actual:

  http://webnacionalistaecuador.4mg.com/independencia.htm 

Dirección del Menú General                                        http://webnacionalistaecuador.8m.net/

 

c c