1

 

CAPT. GEOVANNI PATRICIO CALLES LASCANO

Nació en Quito el 17 de febrero de 1969. Fue bautizado con el nombre de Geovanni Patricio. Sus progenitores son el licenciado Carlos Calles Cabezas, destacado profesor del Colegio Militar "Eloy Alfaro" de Quito, y doña Mariana Lascano Morales.

Sus estudios los realizó en la escuela "Teodoro Anderson", donde fue galardonado con la medalla de oro al Mérito Estudiantil y honrado con la designación de Primer Escolta del Pabellón Nacional. En 1981, ingresa al Instituto Nacional "Mejía" y en 1987, después de una brillante etapa de estudiante y deportista, ostentaba el honroso título de Bachiller. Durante su permanencia en el tradicional "Mejía", fue seleccionado en natación y fútbol; representó al plantel en los diferentes campeonatos intercolegiales realizados. Recibió también diplomas y menciones honoríficas de la Dirección Nacional de Educación Física, Deportes y Recreación Dinader y de la Asociación de Natación de Pichincha.

Atraído por la vocación de servir y defender a la patria, ingresa en 1987 a la Escuela Superior Militar "Eloy Alfaro", en Parcayacu. En este instituto de formación superior tuvo también destacada trayectoria. Sus facultades intelectuales y aptitudes físico-deportivas eran realmente encomiables. En agosto de 1989 fue designado Subrigadier de Infantería, cuando ejercía la Dirección de la Escuela el general Miguel Iturralde Jaramillo. En la Escuela Militar practicó con éxito otra disciplina deportiva: el triatón, especialidad en que se coronó campeón del torneo selectivo Inter Escuelas Militares organizado por la Escuela Superior Naval en 1989. Fue además integrante de la banda de guerra y porta banderín de su Compañía.

En agosto de 1990 inició la vida militar con el grado de Subteniente de Infantería. Contrajo matrimonio con Janina Smith Minda, con quien tuvo dos hijos: David Alejandro y Andrea Katerina. A pesar de los pocos años de vida militar, y para satisfacer su afición de pertenecer a los soldados de élite de las Fuerzas Especiales del Ejército, realizó varios cursos de esta especialidad. Inmediatamente después de haber egresado de la Escuela Militar se gradúo de paracaidista. En febrero de 1991, realizó un curso de operaciones combinas con oficiales de las Fuerzas Especiales (Airbone) del Ejército norteamericano. En noviembre del mismo año culminó el curso de Comandos, realizado en la Escuela de Fuerzas Especiales No. 9 de la Brigada "Patria". El 23 de julio de 1993 aprobó el curso de andinismo con la primera antigüedad (primer puesto). El 16 de diciembre de aquel año culminó exitosamente el curso de Selva y Contrainsurgencia con la tercera antigüedad. Fue miembro de las Fuerzas Especiales del Ejército; militó en unidades de esta especialidad en Latacunga, Quevedo, Daule - Peripa y el Coca. Considerando sus facultades físicas, morales e intelectuales, el Mando de la Fuerza Terrestre designó en 1994 a los subtenientes Alex Vinuesa y Geovanni Calles, alumnos del curso Cóndor y Satinador (comando boliviano) en Sanandita, República de Bolivia. El 9 de julio se graduó con la primera antigüedad.

De regreso al país fue designado a la Escuela de Selva que funciona en el Coca. El 10 de agosto de 1994 fue ascendido a Teniente y confirmado como instructor de dicha escuela. Aquí permaneció hasta cuando el conflicto tomó fuerza y tuvo que trasladarse al frente. Antes de ingresar a la zona de combate estuvo en Patuca realizando intensos entrenamientos de técnicas y tácticas de operaciones de selva. Finalmente, el 6 de febrero recibió la disposición de ingresar a Tiwintza. Mientras allí permaneció, de acuerdo con la versión de sus compañeros, su ánimo estuvo en todo momento predispuesto para el combate, siempre se mostró sereno, dinámico y orgulloso de estar donde las "papas queman" como solía decir.

Calles fue quien izó la bandera nacional en la libérrima base ecuatoriana, en presencia de periodistas nacionales y extranjeros, justamente cuando el presidente Fujimori manifestaba haber tomado por la fuerza de las armas Tiwintza y otras bases ecuatorianas. Calles conformó el equipo de defensa dela base Twintza y le ofrendó su vida el 21 de febrero de 1995, cuando tropas peruanas avanzaron hasta esta zona y se combatió en todos los frentes con intercambio de fuego para evitar su ingreso.

El 25 de febrero de 1995, con los honores que otorga la Patria a sus hijos predilectos y en medio de la consternación de sus agradecidos compatriotas, recibió el adiós eterno: su alma valiente y generosa se elevó al reino de los héroes, donde moran solamente los predestinados de la gloria. El 22 de marzo de 1995 fue condecorado con "CRUZ AL MERITO DE GUERRA" en el grado de "CABALLERO" y asimismo, mediante Decreto Presidencial firmado por el Arq. Sixto Durán Ballén, fue ascendido post-mortem con fecha 25 de marzo de 1995, al grado de Capitán del Ejército Ecuatoriano.

 

Cabo Wladimir Enrique Analuisa Montero

Nació el 9 de abril de 1964; fue el segundo de siete hermanos del hogar formado por don Enrique Analuisa y doña María Montero. En 1986 se graduó de bachiller en el colegio Técnico "Guaranda".

Parte de su formación militar la recibió en el Fuerte Huancavilca de Guayaquil; posteriormente, atraído por el magnetismo de ser miembro de las fuerzas de élite del Ejército, realizó diferentes cursos en la Brigada de Fuerzas Especiales "PATRIA" de Latacunga. Respaldado en sus conocimientos de técnicas y tácticas de selva y en acciones de guerra irregular, su adaptación en la Brigada No. 21 Cóndor, cuya jurisdicción operacional abarca las provincias de Zamora Chinchipe y Morona Santiago, fue rápida y normal. En 1994 contrajo nupcias con la señorita Silvia Murillo, con quien llegó a formar una pareja " que se amaba y comprendía admirablemente" .

Cuando los enfrentamientos entre patrullas ecuatorianas y peruanas eran más continuos y el ambiente de preguerra se acentuaba paulatinamente, igual que otros de sus compañeros, fue enviado en enero de 1995 a la zona de conflicto. Allí, en ese ambiente de tensión e incertidumbre, cumplía el deber la patria le impuso: resguardar la integridad de las fronteras. Perteneció al 3er. equipo de combate del 3er. escuadrón del Grupo de Fuerzas Especiales No. 27; cuando su escuadrón, comandado por el mayor Luis A. Silva, recibió la misión de ocupar posiciones dominantes para bloquear y desarticular el avance de fuerzas peruanas hacia Tiwintza. El mayor Luis Silva, en el informe militar que presenta referente al combate, hace conocer la circunstancia en que fue herido y la muerte posterior del cabo Wladimir Analuisa:

"El día domingo 19 de febrero avanzábamos con el escuadrón por la cordillera, con dirección hacia la loma 1221; sabíamos de antemano que dicho sector ya había sido ocupado por tropas azules (propias ). Aproximadamente a las 15:30 horas fuimos emboscados en el sector, se produjo un combate de aproximadamente 30', se recibía fuego cruzado de todos los lados y de todo tipo de armas. Primeramente dispararon morteros, para detenernos, luego como seguíamos avanzando esperaron a que estemos al alcance del fuego de fusiles y empezó el combate; durante el mismo, escuché un zumbido bien fuerte y oí un ruido tremendo a mi espalda, regresé a observar y vi al cabo Analuisa que tenía toda la cara ensangrentada, el ojo había sido vaciado y tenía un gran agujero a la altura de1a tráquea, además lleno de esquirlas la espalda y la pierna derecha. Una vez que cesó el fuego iniciamos el movimiento hacia la loma 1232 con el fin de evacuarlo. Debido a la gravedad de las heridas hice construir una camilla pero no sirvió por la dificultad del terreno; se optó entonces por hacerle cargar en la espalda. La noche fue larga, pero aún vivía, habíamos caminado hasta las 19:00 horas evacuando a los heridos. Al día siguiente, lunes, iniciamos a las 5:45 el movimiento con dirección a la loma 1212 en la que se estaba construyendo un helipuerto; nuestra intención era llegar lo más pronto para ver si se salvaba nuestro compañero, ya había sido cosida la herida del cuello, se le puso suero, algunas inyecciones pero a las 6:30 horas falleció mientras era transportado" . La narración de los momentos dramáticos que vivieron el cabo Wladimir Analuisa, sus compañeros heridos y los camaradas que pretendieron desesperadamente salvarle la vida y trasladarle a un lugar seguro, revelan el espíritu solidario, sacrificado y leal del soldado ecuatoriano, que funde en un solo sentimiento el minúsculo espacio que abarca la diferencia entre la muerte y la vida".

Pero al margen de los horrores de la guerra, el sacrificio del héroe guarandeño se ejecutó cuando supuestamente debíase cumplir el cese del fuego, que en días anteriores proclamó el mismo presidente peruano Alberto Fujimori, y que el Ecuador, en aras de la paz, lo cumplía sinceramente, pero reservándose el derecho de continuar defendiendo la integridad de sus fronteras. La partida de defunción certifica: "Que en el Registro de Defunciones del cantón Guaranda, correspondiente al año de 1995; tomo 1, página 51, acta 51, consta la inscripción de Wladimir Analuisa, fallecido en la provincia de Morona Santiago, el veintiuno de febrero de mil novecientos noventa y cinco..." En la partida de defunción consta, por un error justificado, el 21 de febrero como fecha del fallecimiento, cuando en realidad fue el 20 del mencionado mes, de acuerdo con el informe del Comandante del Escuadrón al que perteneció el mártir ecuatoriano.

Sargento Agustín Anchico Murillo

Nació en la población de "Rosa Zárate", del cantón Quinindé, provincia de Esmeraldas, el 5 de mayo de 1962. Sus padres fueron Justiniano Anchico y Ana Luz Murillo. Estudió hasta el tercer año de secundaria

Luego ingresó al Ejército, el 1 de octubre de 1984, con el grado de soldado de Infantería, a los 22 años de edad. Contrajo matrimonio en la población de Shell, provincia de Pastaza, el 5 de octubre de 1989 con Emperatriz Herrera. Procrearon tres hijos: Steeven Agustín, Ruth Elizabeth y Luis Santiago, este último nacido tres días después de la muerte de su heroico padre.

Durante la carrera militar se destacó por su disciplina y amor al deporte. Representó a las unidades militares en que sirvió, en diferentes ramas deportivas, alcanzando ansiados triunfos que le insuflaron de sano orgullo y satisfacción. Cuando se establecieron indicios de que el Perú infiltraba tropas previa planificada invasión, el Grupo de Fuerzas Especiales No. 24, intensificó la instrucción, empleando para el entrenamiento del personal escenarios similares a los de posible empleo.

Justamente, en el GFE-24 militaba el cabo Anchico, en consecuencia, tuvo que trasladarse con su unidad a responsabilizarse de la defensa de la base de Tiwintza y sus sectores aledaños. El 22 de febrero, Anchico integraba un equipo de combate. Mientras cumplía tareas de patrullaje y reconocimiento, fue emboscado y durante las acciones de contraemboscada, fue mortalmente herido y a pesar de las atenciones que las circunstancias permitían, falleció. El sacrificio del valiente sargento de nuestro Ejército vive latente en el recuerdo de su querido pueblo natal y en la conciencia de la patria, como ejemplo de honor y dignidad.

 

Andrango F

Cabo Ernesto Araldo Vaca Bonilla

Hijo de Angel Emiliano Vaca y de Rosa Bonilla. Nació el 6 de junio de 1964, en Valencia, cantón Quevedo, provincia de Los Ríos. Después de culminar la educación primaria, estudió hasta el cuarto curso de colegio; desde muy joven tuvo que trabajar para ayudar al sustento de los miembros de su familia, quienes lo recuerdan como modelo de hijo y de hermano, por el cariño, la solidaridad, el ejemplo y la ayuda que les dispensaba.

La vida sin futuro e inconsistente le hizo comprender que su destino estaba más allá de la rutina que tenía: la carrera militar, por ser noble y sacrificada. En uno de los días de 1987, comunicó a su familia la decisión que había tomado e inició su preparación para ingresar a la milicia. Después de haber cumplido todos los requisitos establecidos en los reglamentos militares, fue dado de alta en calidad de soldado, el 20 de enero de 1988. El entrenamiento metódico, la disciplina, los principios cívicos, las enseñanzas recibidas en el aula y practicadas luego en el terreno, le endurecieron el carácter y formaron su personalidad.

En los siete años que permaneció en el Ejército tuvo un comportarniento destacado; como premio a sus virtudes militares, fue honrado con un Encomio Solemne. Cuando supo de los problemas que habían en la frontera, comentó con algunos de sus compañeros: "Ya es hora de hacer entender a los peruanos que no pueden invadimos cuando les de la gana". La sentencia del cabo Ernesto Vaca se hizo realidad: "hacer entender a los peruanos que no pueden invadirnos". Vaca Bonilla, inspirado en el lema tradicional de "Siempre Listos" , estaba preparado para defender la heredad nacional.

El informe que hace referencia al sacrificio del cabo Vaca Bonilla nos hace conocer: "Por orden del Sr. Tcrn. de EM. Eduardo Vergara, Comandante del GFE-24 en el sector Tiwintza, fue designado e1 Cbos. Ernesto Vaca como miembro del segundo equipo de combate, que tenía como responsabilidad el sector de Tiwintza. El día 22 de febrero de 1995, personal del Ejército peruano del BCS-314, efectuó una emboscada en las inmediaciones de la Base Tiwintza a la patrulla conformada por miembros el segundo Eco (Equipo de Combate) siendo repelido el ataque por el fuego de nuestras armas; como consecuencia de este ataque resultó dado de baja el Cbos. Vaca, perteneciente al GFE-24". Justamente, la fecha del fallecimiento del héroe nacional se produce el día en que arreciaron los ataques peruanos, con la intención desesperada de tomar por la fuerza la base de Tiwintza, a pesar que habíase decretado el cese de fuego y el propio presidente Fujimori había declarado que las tropas ecuatorianas infiltradas ya fueron "expulsadas". La sangre de otro mártir de la patria caído heroicamente en defensa de Tiwintza debe constituir para todos los ecuatorianos el símbolo de la unidad nacional, como único medio de fortalecimiento espiritual y de autoestima, para conocer nuestra realidad y proyectarnos en homenaje de nuestros héroes, más allá de nuestras propias posibilidades.

Sargento Richard Oswaldo Burgos Suarez

Nació en Guayaquil el3 de enero de 1967; sus padres, Hugo Burgos y Elva Suárez, le prodigaron el cariño hogareño y le inculcaron desde niño el amor a la patria. Luego de concluir la educación primaria, continuó sus estudios y aprobó el ciclo diversificado de educación media. En las reuniones familiares y de amigos, el joven Richard Oswaldo les confesaba la aspiración que abrigaba con vehemencia: ser soldado del Ejército Ecuatoriano.Como conocían que el futuro héroe nacional era perseverante y decidido, nadie dudaba de que iba a cumplir efectivamente sus aspiraciones.

En efecto, el1 de febrero de 1986, a la temprana edad de 19 años, ingresaba al Ejército, la institución a la que siempre soñó pertenecer. Fue dado de alta con el grado de soldado de Infantería. Realizó varios cursos profesionales, entre ellos los de promoción, Paracaidismo y Policía Militar. Fue instructor de varias levas de conscriptos, pues la tarea de instrucción le atraía desde el inicio de su carrera militar y a dicha función dedicaba todo su entusiasmo y conocimientos.

Contrajo matrimonio con la señorita Carina Tello Arévalo, Oriunda de Gualaquiza, de cuya unión nacieron Kevin Richard y Alexy Oswaldo, inocentes criaturas que muy pronto experimentaron el lacerante dolor de la orfandad.

Cuando todos los indicios hacían apreciar que el Perú preparaba una nueva invasión a territorio ecuatoriano, el cabo Richard Burgos pertenecía al Batallón de Selva No. 63 Gualaquiza, joven unidad militar de nuestro Ejército, pero pródiga en soldados que murieron en defensa de la patria.

Inicialmente recibió la misión de formar una patrulla que debía mantenerse clandestinamente en sectores avanzados, con el fin de infiltrarse e informar de actividades que cumplía el adversario, el tipo de armamento que empleaba, el número de efectivos, características del terreno, condiciones atmosféricas y cualquier otro detalle que podía servir para una eficiente planificación y ejecución de las operaciones. La denominada patrulla "FAISAL" estaba al mando del teniente Jorge Cisneros e integrada del siguiente personal: sargentos Víctor Charcopa, Santos Castro, Iván Bravo, Pedro Villacís; cabos Richard Burgos (+), Vicente López, David Ochoa, Julio Almeida, Angel Murillo, Adán Soledispa, Marco Pérez, Jhonny Montecé, Víctor Reinado, Jorge Olaya, Segundo Guamán, José Martínez y Segundo Angulo; soldado Pedro Arriaga.

Como puede establecerse de esta nómina, la patrulla estaba conformada de un oficial y solamente de e1ementos profesionales, altamente entrenados .para desenvolverse en terreno difícil y desarrollar actividades e iniciativas en las peores circunstancias y condiciones. Como el 27 de enero se intensificaron los ataques de las tropas peruanas, la patrulla FAISAL se constituyó en equipo de combate y cumplió las misiones encomendadas en el sector de la Cueva de los Tayos. En uno de los ataques registrados en el sector, el equipo de combate del cabo Burgos fue designado a reforzar al personal que se encontraba en el sector de la "Piedra" defendido por una patrulla del capitán Edwin Castro.

El día 5 de febrero, en uno de los combates desarrollados en el sector de Cueva de los Tayos, el cabo Richard Burgos cayó abatido por el fuego del enemigo mientras defendía valientemente la posición. El cadáver del héroe guayaquileño, al igual que de otros compañeros, no pudo ser rescatado de inmediato por la intensidad de los combates. Fue ascendido post-morten al inmediato grado superior y honrado con la condecoración " al Mérito de Guerra" en el grado de "Caballero" , como justiciero homenaje a su holocausto en defensa de la integridad territorial.

 

FFF chica

 

FFF chango

 

Sargento Segundo Rafael Chimborazo Talahua

Nació el 24 de septiembre de 1955 en San Vicente, provincia de Bolívar. Fueron sus padres el sr. Segundo Chimborazo y la Sra. María Talahua.

Estudió en la escuela José Ignacio de Guzmán, de la parroquia Simiátug, del cantón Guaranda. Concluída la enseñanza primaria, se dedicó a trabajar para ayudar al mantenimiento de su familia.

El 29 de enero de 1976, contrajo matrimonio con Delia Luzmila Martínez. Producto de aquel matrimonio, nacieron sus hijos Héctor Rafael, Wilson Fernando, Marco Vinicio y Miriam Alexandra.

Atraído por la milicia y luego de cumplir los requisitos correspondientes, ingresó al Ejército en calidad de soldado de Infantería, el 1 de enero de 1981; es decir, pocos días antes del ataque peruano a los puestos avanzados de Paquisha, Mayaicu y Machinaza. Además de realizar los cursos reglamentarios de promoción, se gradúo de paracaidista e integró la banda de músicos, pues dominaba el clarinete, y en menos escala, otros instrumentos. Sus compañeros lo recuerdan como un hombre tranquilo y cumplidor de sus deberes; solían llamarle por el sobrenombre de "Cotopaxi".

El Grupo de Fuerzas Especiales No. 26, al mando del aguerrido teniente coronel Luis Aguas, y ubicado en Quevedo, al que pertenecía el Sgto. Chimborazo, fue la unidad que afrontó, desde el inicio, la agresión peruana; por tanto, el Sgto. Chimborazo tuvo el honor, de ser testigo y protagonista de los primeros incidentes y acciones de combate. El 31 de enero, según narra un compañero del sargento Chimborazo, el equipo de combate del teniente Napoleón Camacho ocupaba una posición del bloqueo en el sector del río Cenepa. Ese mismo día, elementos peruanos atacaron dicha posición. Considerando que la superioridad numérica de los atacantes era abrumadora, el teniente Camacho solicitó refuerzos al ECO (Equipo de Combate) que se encontraba más cercano. De inmediato llegaron diez combatientes para sumarse en calidad de refuerzo y mantener la posición atacada. Efectivamente, sin poder doblegar la resistencia ecuatoriana, los soldados invasores se retiraron a sus respectivas posiciones.

Cuando se revisaba novedades, se estableció que el sargento Segundo Chimborazo se encontraba desaparecido. Se organizó la búsqueda, luego de comprobar que no había ningún indicio de presencia del enemigo. Al día siguiente, se comprobó la muerte del sargento, como consecuencia de un enfrentamiento con patrullas peruanas, por heridas de esquirlas de granada de mortero que lo impactaron mortalmente en los labios y la garganta.

 

Sargento Fausto Nicolás Espinoza Pinto

Octavo hijo de los once hermanos procreados por Dn. Marcial Espinoza y Dña. Luisa Pinto. Nació en Palestina, provincia del Guayas, el 28 de septiembre de 1963. Estudió hasta cuarto curso de educación media; no pudo concluir el bachillerato por ayudar a su numerosa familia.

A los 21 años de edad, el 1 de octubre de 1984, fue dado de alta de soldado de Infantería y de inmediato se le abría un horizonte promisorio y glorioso, que se amplió más todavía cuando sacrificó su existencia en defensa de las fronteras patrias. Durante los diez años que permaneció en el Ejército, realizó cursos de Promoción, Paracaidismo y Comando.

Contrajo matrimonio con María Cecilia Cedeño, el 23 de diciembre de 1989 y sus hijos son Fausto Ismael y Angélica Lucía. Cuando se inició el problema con el Perú, el cabo Fausto Espinoza pertenecía al Grupo de Fuerzas Especiales No. 24; por tanto, fue destinado con el resto de sus compañeros a la frontera en conflicto. El 22 de febrero, integrando una patrulla de combate, y mientras cumplía la misión asignada, cayó abatido mientras contrarrestaba el ataque de fuerzas peruanas que pretendían desesperada y deslealmente consolidar bases militares controladas y ocupadas por nuestras tropas.

 

Sargento Jorge Washington Guerrero Lamilla

Nació en Milagro, provincia de Los Ríos, en el hogar formado por Carlos Alipio Guerrero y Juana de Jesús Lamilla. Estudió la primaria en su ciudad natal, en la escuela "Victoria Concha de Valdéz". Como se vio precisado a ayudar al mantenimiento de su familia, tuvo que estudiar en el colegio nocturno "17 de Septiembre" hasta el cuarto curso de secundaria.

Como buen ciudadano y cumplidor de sus obligaciones, realizó el servicio militar obligatorio en el Batallón de Infantería No. 22 "Cayambe" de la ciudad de Cuenca. Luego de obtener la libreta militar, ingresó al curso de soldados hasta salir graduado en la especialidad de Infantería. Durante su carrera militar prestó servicios profesionales en unidades militares de Cuenca, Quito, Zamora, Santo Domingo, en esta última ciudad formó su hogar con Miriam Ganchala, de cuya unión nacieron dos hijos: Daniel y Diana Rosa.

El "Gallito" o el "Hermanito", como cariñosamente lo conocían sus compañeros militares, por profesar la religión evangélica, era considerado buen instructor, tranquilo, respetuoso y disciplinado. Antes de ingresar a la frontera pertenecía al Grupo de Fuerzas Especiales No. 25, de Santo Domingo, comandado por el mayor Fernando Hidalgo. Justamente esta unidad militar, cuando el conflicto en el Cenepa se intensificaba, fue trasladada al frente de combate para relevar al Grupo de Fuerzas Especiales de Quevedo y cumplir las misiones que le designaran.

Después de la incursión de tropas adversarias a una posición de morteros, el 22 de febrero, en plena vigencia del cese de fuego, considerando que el Perú no respetaba el compromiso adquirido y que aprovechaba para infiltrar más patrullas, el mando militar ecuatoriano decidió intensificar los patrullajes e incrementar las medidas de control y seguridad.

El 25 de febrero, el sargento Guerrero, integraba el primer equipo de combate de uno de los escuadrones del Grupo de Fuerzas Especiales No. 25. Mientras cumplía tareas de patrullaje, el equipo de combate del sargento Guerrero fue emboscado en el sector de la Y. El ataque sorpresivo fue repelido exitosamente por nuestros soldados, pero se tuvo que lamentar la muerte del héroe milagreño. Inicialmente, de acuerdo con el parte respectivo, se lo consideraba desaparecido; pero el 28 de febrero fue encontrado su cadáver. El informe de la Asesoría Jurídica del Comando General de la Fuerza Terrestre recomienda el ascenso post-mortem y la entrega de la condecoración "Cruz al Mérito de Guerra" en el grado de "Caballero".

 

Sargento Luis Felipe Hernández Tello

Nació en El Carmelo, cantón Tulcán, provincia del Carchi, el 10 de abril de 1959. Hijo de Juan José Hernández y de Teresa Tello. Estudió hasta el tercer curso de secundaria.

Luego ingresó al Ejército el 1 de junio de 1979, donde perteneció a la especialidad de Infantería; realizó todos los cursos de promoción que son requisitos para el ascenso al inmediato grado superior; además, otros cursos especiales como: Armeros, mantenimiento de munición, digitadores.Fue un excelente pentatleta y ciclista, disciplinas deportivas en las que representó a diferentes unidades militares. Fue honrado con la condecoración Honor y Disciplina "Cabo Minacho" de segunda y tercera clases.Contrajo matrimonio con Esperanza Sánchez Vizuete; dejó en la orfandad a sus hijos Anderson, Luis Eduardo, Geovanna Ivonne y Mariela.

En noviembre de 1994, mientras desempeñaba la función de instructor en la Escuela de Formación de Soldados del Ejército, en el Fuerte Atahualpa de Aychapichu, se conocía que soldados peruanos se encontraban infiltrándose en territorio patrio, situación que tomó graves dimensiones en diciembre, y aún más todavía en enero de 1995. Por tal circunstancia fue designado, conjuntamente con un grupo de aspirantes a soldados del Ejército, a desplazarse a la frontera.

Fue inicialmente trasladado a la base de Shell, asiento del Comando de la Brigada de Selva No. 17 "Pastaza" y desde allí a Patuca. Fue designado a integrar un equipo de combate que tenía la responsabilidad del patrullaje y defensa del sector de Tiwintza. El 25 de febrero, mientras cumplía tareas de reconocimiento, la segunda patrulla que integraba el sargento Luis Hernández, tuvo un combate de encuentro con personal peruano, producto del cual el sargento Hernández murió. El martes 28 del mismo mes, con todos los honores que su acción de muerto en combate amerita, fue sepultado en el cementerio El Batán de Quito. De acuerdo con la partida de defunción, el héroe y mártir ecuatoriano falleció por paro respiratorio y hemorragia aguda por heridas múltiples en el cuerpo.

 

FFF jacome

ff laminia

 

Suboficial Edison Ernesto Mendoza Enríquez

Nació en Ibarra, provincia de Imbabura, el 12 de septiembre de 1954. Fueron sus padres Dn. Tarquino Mendoza y Dña. Carmela Enríquez.

La educación primaria la obtuvo en su ciudad natal; luego inició los estudios de educación media; desgraciadamente no pudo culminarlos, pero ello le proporcionó el suficiente acervo de conocimientos y experiencia que influiría en la formación de su personalidad sólida y definida.

Convencido de que su destino se identificaba plenamente con la milicia, ingresó al Ejército en calidad de soldado de Infantería, el 1 de marzo de 1978. Exactamente después de cuatro años ascendió a cabo segundo. Sin embargo, su deseo de superación le llevó a complementar su formación militar. Inmediatamente de haber sido dado de alta de soldado, aprobó el curso de paracaidismo; el 9 de julio de 1979 se graduó de Comando; en 1981 aprobó el curso de Mantenimiento de material de transmisiones (comunicaciones); el 6 de enero de 1983 culminó el curso de promoción de soldados; el año siguiente aprobó el curso de Contrainsurgencia; realizó exitosamente los cursos de mantenimiento de paracaídas, doblaje de paracaídas y abastecimiento pesado. El 26 de abril aprueba el curso de promoción de cabo primero. Los diferentes cursos realizados le infundieron la suficiente autoestima y la responsabilidad imprescindible del buen instructor, especialidad en la que se desenvolvió eficientemente.

Contrajo matrimonio en Quito, el 27 de agosto de 1982, con Gladis Marina Vergara Torres. La pareja procreó dos hijos: Edison Fabricio y Jonathan Alejandro. El mayor tiempo de la carrera militar, el sargento Mendoza permaneció en unidades de Fuerzas Especiales. Efectivamente, estuvo en la Brigada de Fuerzas Especiales No. 9 "Patria", en el Batallón de Infantería No. 1 "Constitución" y finalmente en la Compañía de Apoyo Logístico No. 9 (CAL- 9) de la Brigada "Patria" en Latacunga.

En 1995 el sargento Edison Ernesto Mendoza fue enviado a la zona de combate; allí permaneció por varios días cumpliendo diferentes misiones. No obstante haberse decretado el cese de fuego , distensionado paulatinamente la zona de conflicto por la presencia de observadores militares de los países garantes, algunas patrullas peruanas continuaron los ataques. En uno de ellos, el 27 de marzo, mientras respondía al fuego enemigo, cayó abatido. Esta acción hizo que nuestras unidades adopten nuevamente medidas extremas de seguridad, y los mismos observadores militares pongan en práctica de inmediato acciones tendientes a evitar nuevos enfrentamientos armados.

Los compañeros del sargento Mendoza, último mártir del conflicto, en reconocimiento de su heroíco sacrificio, bautizaron de inmediato uno de los helipuertos del sector con el nombre del héroe nacional. Fue posteriormente ascendido a Suboficial, honrado con la condecoración al "Mérito de Guerra" en el grado de "Caballero" y lo más importante: su recuerdo vivirá eternamente en la conciencia cívica del pueblo ecuatoriano.

Cabo Gonzalo Efrén Montesdeoca Montesdeoca

E1 héroe de la "Centinela del Sur" nació en San Juan de Pozul, cantón Celica de la provincia de Loja, el 6 de mayo de 1967. Fueron sus padres Víctor Cirilo Montesdeoca y doña Elva Montesdeoca. Estudió hasta quinto curso de secundaria.

Obedeciendo a la vocación de ser militar, ingresó al Ejército con el grado de soldado de Infantería, el 27 de julio de 1988. En el año siguiente ingresaba a la Escuela de Fuerzas Especiales para hacer el curso de paracaidismo. Perteneció a la centésima décima sexta promoción de paracaidistas del Ejército Ecuatoriano.

Tramitaba la autorización de matrimonio, que fue aceptada y publicada en el Orden General No. 216 de fecha 29 de diciembre de 1994, para legalizar la unión libre que vivía con Palmira Isabel Galeas Meneses, ex estudiante del colegio Nicolás Infante Díaz, de Quevedo. Como consecuencia de esa unión, doña Isabel Galeas quedó embarazada de seis meses, a la fecha de la muerte del héroe lojano.

En los siete años de carrera militar, el cabo Gonzalo Efrén Montesdeoca prestó sus servicios profesionales en Quevedo, Guayaquil, Daule-Peripa, Lago Agrio, en donde militó en su última Unidad: el Grupo de Fuerzas Especiales No. 24.

Por problemas del conflicto armado con el Perú, que se concentró en el Alto Cenepa, el Grupo de Fuerzas Especiales No. 24, con su comandante, Teniente Coronel Eduardo Vergara a la cabeza, se trasladó a la zona de combate para cumplir las misiones que le encomendaron. El cabo Montesdeoca fue designado a integrar un equipo de combate que tenía la misión de controlar, dar seguridad y defender el sector de Tiwintza. El 22 de febrero, de lamentable recordación para las autoridades por el sacrificio de 13 heroicos defensores de la patria, el equipo de combate del cabo Gonzalo Montesdeoca, mientras realizaba patrullaje en las inmediaciones de la base de Tiwintza, tuvo un combate de encuentro con fuerzas peruanas, a las que obligaron a retirarse del sector. Desgraciadamente, había sido herido de muerte el cabo Montesdeoca, un soldado más que se sacrificaba defendiendo la soberanía nacional.

El 24 de febrero, el subteniente de sanidad Edison Tasambay Falconí, de quien oficiales y voluntarios entrevistados dieron magníficas referencias por su valentía y profesionalismo, hacía el reconocimiento del cadáver del héroe: "Vestía uniforme militar, se encuentra en estado de descomposición moderada. Macroscópicamente presenta una herida en la región precordial de aproximadamente un centímetro, múltiples heridas en el muslo derecho, cara anterior de aproximadamente un centímetro. Se realiza formalización. Causa de muerte: herida en la región precordial."

 

FFF patinio

fff pilco

Sargento Wilson Cueva Pillajo

Nació el 12 de junio de 1962. Sus padres fueron el señor Luis Cueva y la señora Ana Pillajo. Se graduó de bachiller en la especialidad de Físico Matemático. Contrajo matrimonio con Magalis Mendoza, con quien procreó tres hijos: Wilson Fabián, Deisy y Doris Vanesa.

Desde los primeros años de su vida militar, se destacó como instructor y luego formador de soldados de Fuerzas Especiales. Realizó cursos de paracaidismo, Comandos, Guía de Salto. Fue honrado con la condecoración Fuerzas Armadas de tercera clase y con Encomio Solemne.

Cuando se conocía de los problemas que se habían suscitado en la zona del Cenepa, por la progresiva infiltración de patrullas peruanas, el cabo Wilson Cueva pertenecía al Grupo de Fuerzas Especiales No. 26 de Quevedo, quien, conjuntamente con los compañeros de la unidad, se trasladó a la frontera suroccidental para cumplir el deber sagrado que la patria le había encomendado: defender la integridad de sus fronteras.

A partir del 27 de enero de 1995, los ataques de las tropas peruanas se desencadenaron abiertamente, lo que motivó la defensa heroíca de nuestros soldados que impidieron el avance del agresor. El cabo Wilson Cueva, integraba un equipo de combate al mando del capitán Edwin Castro, que tenía la misión de bloquear y desarticular el avance enemigo; tenía la responsabilidad del control y defensa de la Cueva de los Tayos, que había sido atacada desde le inicio del conflicto.

El 1 de febrero, tropas peruanas atacan una posición de bloqueo donde se encontraba el cabo Wilson Cueva, quien combatía con decisión y heroicidad hasta que recibió impactos de bala a la altura de la cintura, comprometiéndole seriamente órganos vitales que le causaron la muerte. Su cadáver fue rescatado y conducido hasta la "Y". Por los continuos combates registrados, fue enterrado en el sector.

El 11 de enero fueron exhumados los cadáveres de los dos heroícos combatientes caídos en combate. El cabo Wilson Cueva, fue ascendido post mortem, por haber fallecido en cumplimiento del deber. Su nombre se une a la lista de tantos héroes que serán honrados y recordados eternamente por nuestro pueblo agradecido.

 

ff pititiur

Cabo Rafael Pullaguari Pullaguari

Nació en Yanzatza, provincia de Zamora Chinchipe, el 15 de abril de 1970; fueron sus padres Manuel Vicente Pul!aguari y Rosenda Pullaguari, ambos originarios de la provincia de Loja.

Cuando el mando peruano conoció el desalojo de los soldados que habían tomado posesión de la Base Norte, ordenó de inmediato, ataques por tierra y persistentes bombardeos a dicha base, además el avance de patrullas con la misión de infiltrarse en territorio ecuatoriano. Uno de los principales ejes de avance fue justamente el río Cenepa. Para contrarrestar la acción de las patrullas peruanas, nuestro mando dispuso la organización de posiciones de bloqueo, con la misión de desarticular cualquier intento de filtración de las tropas adversarias. En uno de los equipos de combate de la Compañía de Operaciones Especiales No. 21 (COE-21), se encontraba el soldado Rafael Pullaguari. Los equipos de combate de la Compañía de Operaciones Especiales actuaban en coordinación con patrullas similares del Grupo de Fuerzas Especiales No. 26 de Quevedo.

Antes de caer en combate, el soldado Pullaguari ya había tenido otros enfrentamientos, sin embargo, el 5 de febrero, en combate escenificado a la altura de la confluencia del río Tiwintza con el Cenepa, entre el equipo de combate del capitán Aquiles López y patrullas del batallón de Infantería de Selva N° 25 "Callao" , cayó mortalmente herido el soldado Pullaguari. Cuando el cabo Milton Quichimbo pretendió ayudarlo, se dio cuenta de que estaba agónico, que no le escuchaba absolutamente nada y que solo "boqueaba". Además del soldado Pullaguari, fueron heridos de menor gravedad el cabo Luis Revelo y el soldado Rivera. Considerando que el número de las patrullas peruanas superaba en número a nuestros soldados, éstos solicitaron apoyo aéreo, pedido que fue satisfecho de inmediato: helicópteros artillados ecuatorianos se hicieron presentes en el sector de combate, lo que motivó la retirada de las patrullas adversarias.

Sin embargo, por haber caído en un terreno selvático, lleno de campos minados y por los continuos combates que se registraron en el sector, se dificultó la evacuación inmediata del cadáver de otro mártir de la patria, que cayó combatiendo con heroicidad por cumplir con el deber de hombre y de soldado.

Sargento Fenicio Alfredo Angulo Ramírez

Nació en la pequeña población de Chinca, provincia de Esmeraldas, el 16 de julio de 1961. Sus padres fueron Segundo Angulo Garcés y María Arcila Ramírez. Sus primeros años de niñez los pasó en compañía de sus progenitores, hermanos y demás familiares, en un ambiente difícil, de limitaciones y conviviendo con las necesidades propias del área rural. Luego de culminar la educación escolar, continuó sus estudios secundarios. Por tener que ayudar a la mantención del hogar, aprobó únicamente el tercer curso de educación media.

El 1 de octubre de 1984 fue dado de alta en el Ejército Ecuatoriano, en calidad de Soldado de Infantería. Contrajo matrimonio con Narcisa Estrella Saltos, de cuya unión nacieron Katy Karina, Vanesa y Darwin Alfredo, quienes, desde muy tierna edad, tuvieron que experimentar el dolor de la orfandad.

Como integrante del Ejército, realizó los cursos correspondientes para el ascenso al grado inmediato superior; además , en la Escuela de Fuerzas Especiales aprobó los cursos de Comando y Paracaidismo. El ala de paracaidista y el parche comando constituían el símbolo de su autoestima y los lucía con singular orgullo y satisfacción. Fue honrado con la condecoración "Fuerzas Armadas" de tercera clase y después de sucumbir en combate se le otorgó la condecoración "Al Mérito de Guerra" en el grado de "Caballero".

Cuando inició el conflicto con el Perú, el cabo Angulo militaba en el Grupo de Fuerzas Especiales No. 24. Siendo trasladado a la zona de combate, donde cumplió diferentes tareas: A pesar de haberse comprometido el Perú a respetar el cese del fuego, continuaba infiltrando personal y medio en los sectores aledaños a las posiciones ecuatorianas, situación que motivó la intensificación de medidas de control.

El 22 de febrero, el futuro mártir de la Patria integraba un equipo de combate y cumplía las tareas de patrullaje y seguridad del sector de Tiwintza. Aquel día, mientras cumplía la misión impartida, su equipo de combate se enfrentó con soldados peruanos. Después de un violento combate que impidió el avance de tropas peruanas se estableció la muerte del cabo Fenicio Angulo, como consecuencia de múltiples heridas provocadas por arma de fuego, de acuerdo con la inscripción de defunción.

Como todo soldado que muere en cumplimiento del deber, el héroe esmeraldeño fue ascendido post-mortem y su valiente sacrificio será recordado eternamente por el noble pueblo ecuatoriano.

 

FFF RAMIRO

Soldado Angel Olivo Rivera Suárez

Nació en la parroquia principal, del cantón Gualaceo, provincia del Azuay, el 24 de diciembre de 1974. Desde muy niño tuvo que saborear la amargura de la orfandad: su madre, Leonor Suárez Peláez, falleció el 1 de enero de 1980; es decir, cuando el futuro mártir de la patria apenas tenía cinco años de edad. Entonces tuvo que refugiarse en el cariño de su padre Angel Leoncio Rivera Samaniego. Estudió en la escuela "Francisco Calderón" hasta cuarto grado; culminó la primaria en la escuela "Pedro Vergara" de Gualaquiza. El colegio "Río Cenepa" del mismo cantón, tuvo el honor de recibirlo en sus aulas hasta el cuarto curso.

Las actividades agrícolas que realizaba para ayudar a su progenitor en la manutención de la familia, impidieron la culminación de sus estudios, como era su intención. Si embargo, de acuerdo con uno de sus familiares entrevistado, fue un magnífico deportista: conquistó varias preseas en los campeonatos en que intervino, especialmente en la disciplina de karate, en la que obtuvo el campeonato de la provincia de Morona Santiago.

Mientras residía en Gualaquiza y estudiaba en la Escuela "Pedro Vergara", su entusiasmo creció ostensiblemente cuando pudo ser testigo, en 1985, de la llegada de centenares de soldados y conscriptos que dieron "otro estilo de vida" a Gualaquiza. En efecto, aquel año varios oficiales, con un contingente de voluntarios, arribaron a esa pequeña ciudad, para crear la ya renombrada Brigada de Selva N° 21 "Cóndor". La llegada "de tanto militar" constituyó novedad y creó criterios contrapuestos en los moradores de la población, pero en el espíritu inquieto de los niños, nutrió la ilusión de vestir algún día el uniforme "jaspeado" (camuflaje) de los paracaidistas.

En 1994 ingresó a cumplir el servicio militar obligatorio en el Batallón de Selva No. 63 "Gualaquiza"; por tanto, tuvo que dejar sus actividades de agricultor que desarrollaba en el sector de Churuyacu. Antes de iniciarse el conflicto, estuvo tres meses en el destacamento "Plan de Milagro".

Cuando los indicios de que el Perú preparaba una agresión planificada a nuestro territorio eran cada vez más confiables, el conscripto Angel Rivera ingresó a la zona de conflicto; integró un equipo de combate que tenía la responsabilidad del control y seguridad del sector denominado Cueva de los Tayos. Este equipo de combate de la Compañía de Operaciones Especiales, COE-21, actuó en coordinación con el equipo de combate del Teniente Carlos Taipe, del Grupo de Fuerzas Especiales de Quevedo.

El 27 de febrero, muy por la mañana, iniciaron los ataques a la Cueva de los Tayos. La defensa de los soldados ecuatorianos era tenaz y heroica. Durante los ataques que duraron varias horas, los soldados del batallón peruano No. 25 "Callao" emplearon armas automáticas y nutrido fuego de morteros. Cuando arreciaba el combate, cayó fulminado por los efectos de la explosión de una granada de mortero, el conscripto Angel Rivera, de apenas veinte años de edad. Su cadáver no pudo ser evacuado de inmediato de la zona de combate, por los continuos enfrentamientos que diariamente se desarrollaban.

El recuerdo del joven héroe nacional quedó imborrable en sus compatriotas gualaquicenses y en la conciencia cívica de todo ecuatoriano, porque quien muere por la patria vive orgullosamente en la inmortalidad de la gloria.

 

FFF ROBLES

Cabo Vicente Arnulfo Rosero Palacios

Otro hijo de nuestro oriente, que entregó la vida a la patria. Nació en la parroquia 10 de Agosto de la provincia de Pastaza, el 25 de agosto de 1971. Sus padres, Clemente Rosero y Clara Palacios, le prodigaron el cariño y la ternura que hicieron de Vicente Arnulfo un niño despreocupado y feliz. La educación primaria la recibió en su lugar natal y estudió la secundaria hasta el tercer curso.

Ingresó al Ejército Ecuatoriano, con el grado de soldado, el l de julio de 1993; cuando inició el conflicto, pertenecía al Hospital de la Brigada N° 21 "Cóndor". Fue enviado a la zona de conflicto con la responsabilidad de ocupar posiciones de bloqueo en el sector Cueva de los Tayos, para evitar infiltraciones de patrullas enemigas en territorio ecuatoriano.

Integró el equipo de combate comandado por el teniente Cristóbal Espinoza Yépez. Este equipo de combate coordinaba sus acciones de patrullaje, reconocimiento y combate, con las patrullas del capitán Edwin Castro y teniente Carlos Taipe. El 27 de enero, a partir de las 05h30, el personal del batallón "Callao" N° 25 desencadenó fuego de morteros sobre la posición de bloqueo y sectores aledaños en donde se encontraba el equipo de combate que comandaba el teniente Cristóbal Espinoza. Durante varias horas resistieron los ataques enemigos; en un momento determinado fue herido mortalmente el soldado Vicente Rosero. De acuerdo con la narración de algunos compañeros, su muerte fue provocada por herida de bala en la tetilla izquierda.

El cadáver no pudo ser evacuado de inmediato por la intensidad de los combates que, durante varios días, se suscitaron en el sector. Fue ascendido post-mortem al inmediato grado superior.

 

Cabo Freddy Ismael Santander Peralvo

Hijo de Ismael Santander y Fanny Peralvo; nació en Ibarra el l0 de marzo de 1974. Terminó la educación primaria con notas satisfactorias; ingresó luego al colegio y concluyó el bachillerato sin ningún problema, lo que revelaba que sin ser excelente, era buen estudiante, responsable y seguro de sus propias posibilidades. Consciente de que al culminar el bachillerato se le abría el futuro y podía continuar sus estudios universitarios, sopesó la realidad y evaluo sus propios sentimientos y aspiraciones, lo cual le permitió sacar la conclusión de que la vida debía consagrarla a la carrera militar.

Para cumplir tan noble y honroso objetivo, ingresó a la Escuela de Formación de Soldados del Ejército ESFORSFT. Durante aproximadamente cuatro meses, recibió conocimiento de materias afines con la milicia y el riguroso entrenamiento militar que complementaría su formación.

Cuando la patria se sintió amagada nuevamente por la agresión peruana, igual que el resto de sus compañeros de estudios, fue trasladado al frente de combate. Fue designado a cumplir tareas compatibles con el proceso de formación que tenía; es decir, de aspirante a soldado.

El 22 de febrero, Freddy Santander tenía la responsabilidad, conjuntamente con sus compañeros de la ESFORSE y de reservistas, de dar seguridad a una de las posiciones de morteros que se encontraba organizada entre El Maizal y Montúfar. Cuando los miembros de seguridad cumplían su misión, fueron sorprendidos y aniquilados por soldados peruanos que incursionaron en el sector, aprovechando el cese de fuego que regía desde el 14 de ese mes (febrero). Entre las víctimas de la artera acción se encontraba el joven aspirante Freddy Ismael , de apenas 21 años de edad.

En el informe correspondiente consta que el aspirante Santander Freddy falleció repeliendo el ataque, ofrendando su vida a la patria. La muerte que le sorprendió en combate, segó sus ilusiones de convertirse en soldado pundoroso; no obstante, el destino le tenía segregado un privilegio mayor: sacrificar su joven existencia en defensa de la soberanía nacional. El personal del Grupo de Caballería "Yaguachi" rindió los honores póstumos, y una multitud abigarrada y delirante dio el eterno adiós al joven héroe ibarreño.

 

FFF ESOLIS

FF SUAREZ

 

FF EVILLACIS

Cabo Carlos Geovanny Yuqui Medina

Nació en Cañar el 20 de julio de 1974, en un hogar formado por Francisco Yuqui Sarmiento y María Ursula Medina Sánchez. Estudió en la Escuela Vicente Rocafuerte de El Triunfo. Sus profesores lo recuerdan como un niño inquieto, inteligente y respetuoso. Coincidentemente, inició la educación media en un colegio de Milagro, que lleva el nombre de otro héroe contemporáneo: Cabo Segundo Quiroz, que entregó la vida en el puesto militar de Paquisha, en enero de 1981, durante el conflicto de la Cordillera del Cóndor. Se matriculó en el primer curso del ciclo diversificado de bachillerato en Ciencias Sociales, sección nocturna, para el año lectivo 1992- 1993.

Con el afán de cumplir el deber cívico de todo ciudadano, se presentó para el acuartelamiento en la fecha correspondiente. Mediante Orden General de la Fuerza Terrestre, fue dado de alta de conscripto, en enero de 1993. Concluido el período de la conscripción, ingresó de inmediato a la escuela de Formación de Soldados del Ejército ESFORSFT. El 28 de abril de 1994, se concretaba la ilusión de ser Soldado del Ejército Ecuatoriano. El espíritu de superación hizo que presentara la solicitud para hacer el curso de Paracaidismo, pues soñaba ser soldado de las Fuerzas Especiales. Aprobó el exigente curso y en su corta vida militar, además de ser soldado de Infantería, lucía también el ala dorada de paracaidista. Su sueño fue pertenecer a la Brigada de Fuerzas Especiales "Patria" ; por tanto, se preparaba para realizar otros cursos especiales que habrían de consolidar su formación de soldado.

Cuando las relaciones entre Ecuador y Perú empeoraban y comenzaron los enfrentamientos entre patrullas militares de los dos países, el joven soldado Geovanny Yuqui fue destinado a la zona de conflicto. El primer día de febrero, integró un equipo de combate comandado por el capitán Edwin Castro Peralbo, con la misión de defender la Cueva de los Tayos. En uno de los combates fue capturado por tres soldados peruanos que lo llevaron a la retaguardia y en uno de los patrullajes que realizaban sus compañeros, fue encontrado muerto. Un fragmento del informe del capitán Freddy Real S., oficial de inteligencia del Agrupamiento Táctico "Miguel Iturralde", hace conocer: "El día sábado 4 de febrero de 1995 llegué al sector en convicto donde nuestras tropas habían capturado un prisionero de guerra gravemente herido, luego de brindarle los primeros auxilios se le interrogó y entre otros datos netamente militares comentó que el día 1 de febrero de ese año fue capturado un soldado ecuatoriano al que procedieron a interrogarle en forma despiadada, como no contestaba sus preguntas en primera instancia le rompieron el brazo, luego le dispararon en una pierna para finalmente matarlo, ya que el mencionado soldado nunca dio ninguna información. Se trató de evacuar al mencionado prisionero para que pueda declarar ante los medios de comunicación, pero debido a sus heridas falleció en el trayecto Cueva de los Tayos hacia la Base de Tiwintza".

En las conclusiones del informe hace constar el capitán Real: "El Ejército peruano capturó al Soldado Carlos Yuqui y sin respetar los más elementales derechos humanos y haciendo caso omiso de los convenios y tratados de Ginebra, procedieron a ASESINAR al mencionado soldado...".

Al día siguiente de su hallazgo, sus compañeros le dieron sepultura temporal junto al Cbo. Wilson Cueva, que pertenecía al equipo de combate del capitán Edwin Castr .

La noticia de la muerte del joven héroe ecuatoriano, que fue ejecutado por no dar información, trascendió las fronteras patrias y, con toda seguridad, habría estremecido la conciencia de los autores de este asesinato, que constriñeron los derechos de la guerra y conculcaron los principios del honor militar.

Diario El Universo, de fecha 1 de noviembre de 1996, publicó la noticia que "en un solemne acto cívico-militar (en Milagro), se realizó la colocación y bendición de la primera piedra donde se levantará el monumento para perpetuar la memoria del soldado Carlos Yuqui Medina, héroe del Cenepa que cayó abatido en el conflicto con el Perú, en enero del año anterior (1995)..." El monumento estará ubicado en la esquina de la Avenida Vicente Rocafuerte y la calle "Carlos Yuqui Medina". Justo y plausible homenaje a quien supo entregar su vida en defensa de la heredad nacional, actitud heroíca que es patrimonio y privilegio de quienes se codean con la inmortalidad de la gloria.